Más noticias

Agentes de EEUU rescatan a bebé de morir en aguas del Río Grande

Un bebé salvadoreño de apenas seis meses estuvo a punto de morir ahogado en el Río Bravo.

Agentes de la Patrulla Fronteriza brindaron los primeros auxilios al bebé a orillas del río Bravo./CBP.
Agentes de la Patrulla Fronteriza brindaron los primeros auxilios al bebé a orillas del río Bravo./CBP.

Texas, Estados Unidos.

Agentes de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos salvaron a un bebé salvadoreño de seis meses de morir ahogado en las aguas del Río Grande cerca a la localidad de Roma, en el estado de Texas, informó este jueves esa entidad.

Los funcionarios de la Estación de la Patrulla Fronteriza en la ciudad de Río Grande fueron alertados este miércoles de la emergencia por los gritos que provenían de una balsa que se desinflaba rápidamente mientras intentaba cruzar el río que separa a EEUU con México, detalló un comunicado oficial.



El menor, que estaba acompañado por su madre, logró ser sacado de las aguas por los agentes, que notaron que había dejado de respirar por lo que le suministraron los primeros auxilios.

Tanto la madre, cuya identidad no fue revelada, como el menor fueron llevados a la Hospital Regional de Mission, también en Texas, para su "tratamiento y evaluación".

Ambos, después de ser valorados y de recibir el alta médica, serán "procesados como corresponde", agregó la información oficial.

Este caso se registra después de que el 23 mayo, las autoridades estadounidenses confirmaron la muerte de una inmigrante salvadoreña de 10 años, que no ha sido identificada y quien había entrado al centro de la Oficina de Reubicación de Refugiados en marzo de 2018.

La pequeña, que presentaba problemas cardíacos congénitos, falleció en septiembre de 2018, según el portavoz del Departamento de Salud (DHS, en inglés), Mark Weber, quien indicó que la menor, tras sufrir complicaciones en una operación, entró en estado de coma y fue luego trasladada a dos hospitales de Arizona y Nebraska.

Vea: De aquí no pasan: México frena nueva caravana de migrantes hondureños

Las autoridades informaron el pasado 20 de mayo de la muerte de Carlos Gregorio Hernández Vázquez, de 16 años, en el centro de Weslaco de la Patrulla Fronteriza en Texas, seis días después de ser llevado a ese centro de detención, sin que precisaran la causa.

Seis días antes se había conocido de la muerte de un niño guatemalteco de dos años y medio de edad que estaba bajo custodia de la Patrulla Fronteriza y, al parecer, desarrolló una neumonía.

El pasado 25 de diciembre, un niño guatemalteco de ocho años murió en un hospital del estado de Nuevo México (EEUU) tras haber estado bajo la custodia de la policía fronteriza durante más de una semana.

Ese deceso tuvo lugar después de que el 8 de diciembre la pequeña guatemalteca Jakelin Caal Maquín, de 7 años, falleció en un hospital de El Paso (Texas) tras haber cruzado ilegalmente la frontera desde México junto a su padre. EFE