Más noticias

Madres indocumentadas celebran su día detenidas en albergues de EEUU

Las madres inmigrantes piden oportunidades para sus hijos al Gobierno de Donald Trump.

Arizona, Estados Unidos.

Después de haber arriesgado sus propias vidas para darles una mejor a sus hijos, las madres indocumentadas que se hallan en albergues en la frontera celebran este domingo su primer Día de la Madre en EEUU con alegría, y esperanza de lograr una vida mejor.

"Creo que por primera vez me siento tranquila, me siento segura. Por primera vez puedo disfrutar nuevamente de la sonrisa de mis hijos", dijo a Efe la guatemalteca Sandy Gómez, madre de Donaldo, de 2 años, y Denis, de 8 años.

Gómez, cuyo destino final es la ciudad californiana de San Francisco, se encuentra con sus hijos en el albergue para migrantes que se ha establecido en el que fuera el Convento Benedictino de Tucson, en Arizona.

Ha llegado hasta allí liberada por la Patrulla Fronteriza de EEUU, a la que se entregó con un pedido de asilo, y tras caminar miles de millas, cruzar varias fronteras y pasar hambre, junto a otras cientos de madres centroamericanas que huyen de esa tierra de nadie en la que se están convirtiendo sus países, controlados por los cárteles de droga y la delincuencia organizada.

En países como México y Guatemala, el Día de la Madre se celebra cada 10 de mayo, a diferencia de Estados Unidos que se festeja cada segundo domingo de este mes, y por ello el personal del albergue ha regalado flores durante todo este fin de semana a las progenitoras que están y a las que van llegando.

Como Esmeralda Rodríguez, quien sin poder contener las lágrimas por todo lo que ha vivido en las últimas semanas no deja de abrazar a Diego, su bebé de apenas diez días de nacido y quien llegó a este mundo mientras cruzaba por territorio mexicano.

"Tengo muchos sentimientos. Aun no me recupero del parto, de la angustia de cruzar la frontera, de estar detenidos, pero al mismo tiempo siento mucha alegría porque me voy a reunir con mi madre por primera vez en 16 años, la voy a volver a ver mañana", relató Rodríguez, de 22 años de edad y que dejó Guatemala cuando estaba embarazada.

Próxima a dirigirse a Texas, y con su hijo en brazos, asegura que todos los riesgos y peligros de la travesía "valieron la pena".

El pequeño Diego nunca recordara que cruzó la frontera a los pocos días de haber nacido y en los brazos de su madre, pero su progenitora espera que aquí encuentre las oportunidades de estudio y de trabajo que a ella le fueron negadas en Guatemala.

Por su parte, la hondureña Rita Flores se confiesa muy afortunada de poder celebrar por vez primera en suelo estadounidense el Día de la Madre, al lado de Oscar, su hijo de ocho meses, y de su esposo, y tras más de 40 días de travesía.

"Lo más duro es que mi niño se me enfermó varias veces de gripe, tenía mucha fiebre y tú te sientes tan impotente porque no puedes hacer mucho para ayudarlos", recordó.

Vea: Presentan cargos formales contra hondureña 'Lady Frijoles' en EEUU

También tuvieron mucho miedo, dijo, cuando fueron arrestados por los agentes de inmigración mexicanos y, sobre todo, por verse obligados a dar comida en mal estado a su hijo tras haber pasado días sin alimentos.

"Solo queremos una oportunidad para nuestros hijos, ellos merecen una mejor vida, un mejor futuro, es lo que todas las madres queremos", resaltó Flores.

EEUU enfrenta muchas dificultades para responder a la gran cantidad de migrantes que cruzan de manera irregular la frontera con México, la mayoría de ellos huyendo de la violencia y falta de oportunidades de El Salvador, Honduras y Guatemala.

Casi 100,000 personas fueron arrestadas en abril pasado por haber cruzado ilegalmente la frontera entre México y EEUU, lo que supone la mayor cifra en los últimos seis meses, según datos de la CBP. EFE