Más noticias

EEUU utiliza aviones para distribuir a migrantes por varios centros de detención

Como no hay espacio en los centros en la frontera, la CBP ha alojado a los inmigrantes en tiendas de campaña

Los migrantes hondureños se bajan de un avión cuando llegan al aeropuerto Ramón Villeda Morales en San Pedro Sula, a 180 km al norte de Tegucigalpa, el 11 de abril de 2019, después de ser deportados de los Estados Unidos.  (Foto por Orlando SIERRA / AFP)
Los migrantes hondureños se bajan de un avión cuando llegan al aeropuerto Ramón Villeda Morales en San Pedro Sula, a 180 km al norte de Tegucigalpa, el 11 de abril de 2019, después de ser deportados de los Estados Unidos. (Foto por Orlando SIERRA / AFP)

Washington.

Los centros de detención para inmigrantes en el sur de Texas (EUA) están tan llenos que las autoridades estadounidenses han decido usar aviones para trasladar a los indocumentados a otras instalaciones con más espacio, desveló ayer el diario The Washington Post.

El rotativo, que cita a tres fuentes del Departamento de Seguridad Nacional, explica que el uso de aeronaves es poco común, pero responde a la gran llegada de inmigrantes a la frontera.

El primer vuelo salió el viernes de la ciudad de McAllen (Texas), fronteriza con México, con destino a Del Río, otra urbe texana adonde la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) tiene un centro para identificar y detener temporalmente a los inmigrantes que llegan irregularmente desde México.

VIDEO: Una anciana hondureña deja su silla de ruedas para cruzar el río Bravo junto a su familia

La CBP ha fijado vuelos para trasladar a inmigrantes durante varios días, incluidos dos viajes para el martes, según los funcionarios citados por The Washington Post.

Una de esas fuentes indica que el Gobierno de EEUU ha decido usar aeronaves porque todos los autobuses están ya siendo usados y las autoridades necesitan otros medios de transporte, como los aviones, que pueden trasladar a 135 adultos por un coste de unos 16,000 dólares, según el Post.

La información revelada por ese diario es relevante porque muestra las dificultades de las autoridades estadounidenses para responder a la gran cantidad de migrantes que cruzan de manera irregular la frontera con México, la mayoría de ellos huyendo de la violencia y falta de oportunidades de El Salvador, Honduras y Guatemala.

Casi cien mil personas fueron arrestadas en abril por haber cruzado ilegalmente la frontera entre México y EUA, lo que supone la mayor cifra en los últimos seis meses, según datos de la CBP. Ese repunte ha saturado los centros fronterizos de la CBP adonde los inmigrantes son identificados antes de pasar a la custodia del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), agencia que tiene instalaciones dentro del país adonde los inmigrantes son detenidos por largos periodos antes de ser deportados o puestos en libertad, en caso de poder permanecer en Estados Unidos.

Como no hay espacio en los centros en la frontera, la CBP ha alojado a los inmigrantes en tiendas de campaña en las ciudades fronterizas de McAllen, Brownsville y Rio Grande City.

Además, en El Paso y Camp Donna, una base militar en el Valle del Río Grande, la CPB ha instalado carpas adonde aloja a familias, entre las que figuran menores.

Varias oenegés, incluida Human Rights Watch (HRW), hab criticado la instalación de esas tiendas al considerar que, en ningún caso, los niños deberían ser privados de libertad. EFE