Más noticias

López Obrador defiende su plan migratorio pese aumento de deportaciones

El líder izquierdista insistió en su propósito de que "los que llegan al sur (del país) tengan visa de trabajo en México y se les den opciones".

La postura de México siempre fue la de tender la mano a los migrantes y ofrecer el país como un lugar donde estos pudieran desarrollarse. EFE/Archivo
La postura de México siempre fue la de tender la mano a los migrantes y ofrecer el país como un lugar donde estos pudieran desarrollarse. EFE/Archivo

Ciudad de México.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, defendió este jueves la protección a los migrantes que llegan a México en busca de un futuro mejor, declaraciones que contrastan con los 43,301 deportados que suma su corto mandato.

En conferencia de prensa, el líder izquierdista, que tomó posesión del cargo en diciembre de 2018, insistió en su propósito de que "los que llegan al sur (del país) tengan visa de trabajo en México y se les den opciones".

Sus palabras son rebatidas con los datos de la Secretaría de Gobernación (Segob), que indica que durante abril se deportó a cerca de 14,970 personas.

El número casi triplica los 5,717 deportados con los que arrancó su sexenio en diciembre.
Durante los meses siguientes las cifras han ido aumentando progresivamente, con un mes de enero que registró 5,585 y los meses de febrero y marzo con 7,909 y 9,120, respectivamente.

Lea más: EEUU apelará decisión judicial que le impide denegar asilo a indocumentados

Aún así, los números del último año del expresidente Enrique Peña Nieto (2012-2018) en esos mismos meses fueron superiores a los de Obrador con 6,953 deportados en enero de 2018, 10,001 en febrero y 10,694 en marzo.

El mes de abril de Peña Nieto, en cambio, sí fue inferior al del de López Obrador, con 9,650 deportados en comparación con los casi 15,000.

El escenario el año pasado era distinto, pues todavía no se había dado el éxodo masivo de centroamericanos en caravanas, que puede marcar el mandato de López Obrador.

Desde octubre de 2018, varias caravanas han ingresado al país procedentes de Centroamérica.

Lea más: Arrestos de inmigrantes baten récord en abril en la frontera EEUU-México

Para muchos de ellos el objetivo no es quedarse en México, sino alcanzar Estados Unidos, interés que genera inquietud y reuniones diplomáticas entre los dos países.

Pero la postura de México siempre fue la de tender la mano a los migrantes y ofrecer el país como un lugar donde estos pudieran desarrollarse.

López Obrador reiteró este jueves que lo más importante es "que no se violen los derechos humanos y que se cuide a los migrantes".

Expuso también los problemas en el norte del país, donde cruzar la frontera con Estados Unidos es una actividad de alto riesgo.

Lea más: Pelosi acusa a Trump de obstruir la justicia "cada día" y sopesa un juicio político

Muchas veces, bandas criminales capturan a los migrantes y los implican en actividades ilícitas, cuando no los violentan o los matan.

López Obrador condenó que sucedan este tipo de actividades en el país, pero no precisó soluciones inmediatas al respecto.

Sí habló de que se debe "impulsar mucho el desarrollo de los países de Centroamérica".
"Que la gente no tenga necesidad de emigrar, eso es lo primero", zanjó.

De los deportados durante este 2019 sobresalen los procedentes de Honduras y Guatemala.