Más noticias

Acceso a recursos educativos en Honduras es el más desigual de la región  

Expertos piden mayor inversión en el sector rural del país.

Las autoridades de centros educativos oficiales en Honduras dicen que el Estado está en deuda.
Las autoridades de centros educativos oficiales en Honduras dicen que el Estado está en deuda.

San Pedro Sula, Honduras.

Aunque la tecnología y recursos didácticos con los que cuenta la educación en Honduras es mejor y más extensa que países como Guatemala y Paraguay, esta no llega al promedio de escolares que debería.

Según el Programa de Evaluación Internacional de Estudiantes (Pisa-D, por sus siglas en inglés), en su último informe publicado, el acceso a recursos educativos en Honduras es el más desigual de la región, pues la mayoría de materiales los posee el sistema de educación privado.

Pisa-D realiza evaluación a países de ingresos medios y bajos con instrumento de medición adaptado para diversos contextos socioeconómicos. Se realiza cada tres años.

Ecuador, Honduras, Paraguay, Guatemala fueron algunos de los países del continente americano que participaron en la última medición junto con naciones africanas como Camboya, Senegal y Zambia y otros de Asia. En Honduras más de 4,773 estudiantes de 15 años que estaban en séptimo grado o superior participaron de la evaluación por primera vez.

LA PRENSA tuvo acceso al informe que no ha sido socializado como patrón de medición del desarrollo de la educación en Honduras.

Limitados

Una de las demandas que la evaluación determina es la mayor dotación de infraestructura básica en centros educativos públicos.

En la prueba, el sector oficial obtuvo un 4.08 de 10 como puntaje en la existencia y buen estado de los recursos, mientras que la educación privada un 7.02 de 10.

"Las escuelas públicas de Honduras, incluso tienen menos disponibilidad de recursos que las las privadas en los países con menores ingresos como Zambia o Senegal", revela el informe.

Desigual02(800x600)
La falta de infraestructura en los centros educativos oficiales impide que la calidad de educación sea óptima.

Cabe destacar que para el 2017, solamente un 9% de la población total de estudiantes en Honduras pertenecía al sector privado mientras que el 91% estaba en el sector oficial, según el Sistema de Administración de Centros Educativos (Sace).

Javier Mejía, experto analista de Educación y vicerrector de la Universidad Tecnológica de Honduras (UTH) asegura que las diferencias inician desde la preescolaridad.

"Uno puede notar esas diferencias por las propias palabras que un niño de kinder del sector privado utiliza en comparación al de uno de escuela oficial. Esta brecha va incrementando conforme pasan los años y las diferencias en el escolar cada vez son más evidentes", señala Mejía.

Evidentemente, esa brecha impacta mayormente en los resultados académicos puesto que los estudiantes del sector privado tienen 48 puntos más por encima de los del sector oficial en materias como matemáticas. Incluso, esta distancia es la más grande en toda la región.

"Necesitamos una fuerte inversión en el sector público y de una manera especial en el área rural ya que, si hay una distancia y deficiencia en centros educativos públicos de áreas urbanas cuanto más las rurales, aunque sin duda hay varias excepciones", acotó el rector.

Abandono

Los estudiantes, padres de familia y autoridades de los centros educativos de Honduras son las principales "víctimas" de esta desigualdad y al mismo tiempo aseguran que los resultados que las pruebas Pisa determinan desnudan la realidad en la que se encuentran.

Desigual03(800x600)
En colegios sampedranos los estudiantes deben de reparar sus propios pupitres.

Uno de los colegios que vive en el día a día esta situación es el Primero de Mayo del sector Fesitranh de San Pedro Sula. Por años fue un colegio emblemático que ahora agoniza por la falta de condiciones en infraestructura y docencia necesarias.

"Aquí recibimos a casi 3,000 estudiantes y tenemos un sistema eléctrico obsoleto. Tenemos docentes prestados porque no contamos con las plazas que realmente se necesitan y para rematar tenemos carreras de electrónica y computación y no hay laboratorios para las prácticas", relató con molestia, Hilder Batíz, director del instituto.

Batíz lamenta que la mayor consecuencia de esta problemática sea que sus estudiantes, que antes eran los mejores de la ciudad, ahora salgan con un nivel no óptimo para la universidad o centros de trabajo.

Este rotativo buscó contactarse con el ministro de Educación, Arnaldo Bueso, para consultarle sobre dichos resultados pero no obtuvo respuesta.

Loading...

Loading...