Más noticias

Honduras captará $5,100 millones en remesas

Porcentualmente, el crecimiento de los envíos familiares será de 6.5%, menor al de 2017 y 2018, años en que se reportó un repunte de 10 y 12%.

Alrededor de 218 millones de dólares más se captarán en 2019, según proyecciones del Banco Central.
Alrededor de 218 millones de dólares más se captarán en 2019, según proyecciones del Banco Central.

Tegucigalpa, Honduras.

Pese a la política antiimigrante del presidente Donald Trump y el desaceleramiento de la economía estadounidense, Honduras proyecta una captación histórica de divisas en concepto de remesas familiares, especialmente de los miles de hondureños que residen en ese país y Europa.

Al final de este año, el Banco Central de Honduras (BCH) estima que ingresarán a la economía nacional unos 5,100 millones de dólares, lo que representará un crecimiento del 6.5% con relación a 2018, año en el que se captó un poco más de 4,882 millones de dólares.

Lea: $14 millones ingresan al día por envío de remesas

El año anterior, Honduras se posicionó en el segundo lugar de los países de la región en ingresos de divisas, al registrar una tasa positiva de 10%; no obstante, el monto recibido se mantuvo por debajo del reportado por El Salvador y Guatemala con 5,468 y 9,287 millones de dólares.

Aún así, las remesas familiares se consolidaron como la principal fuente de divisas del país, después del café, la manufactura, la minería y la agricultura, entre otros productos de exportación.

Además: Corte deja en suspenso el fin del TPS para los hondureños

La relación es que de cada 100 dólares que entran al país, el 50% corresponden a exportaciones de bienes, servicios y maquila, un 8% por movimientos de capital (financiamiento externo al sector privado o público) y un 42% por remesas.

DR-Western-150319(1024x768)
La mayor parte de los envíos se destinan al consumo.

Crecimiento

En una entrevista concedida a diario LA PRENSA, Wilfredo Cerrato, presidente del BCH, explicó que este fenómeno de alto crecimiento de las remesas, hasta en dos dígitos, se ha venido experimentando en los últimos dos años, debido a diversos factores.

Ver: Suspensión de cancelación del TPS "es un pequeño respiro para hondureños"

Uno de ellos es el temor de los hondureños a ser deportados tras la orden del presidente Donald Trump de cancelar el Estatus de Protección Temporal (TPS) a unos 57,000 compatriotas que residen y trabajan en diferentes estados de la Unión Americana. Los otros factores que motivaron este repunte fueron el aumento del pleno empleo, el ajuste del salario mínimo en 20 estados de la Unión Americana, adonde radica una numerosa cantidad de hondureños, y el fuerte crecimiento que registró la economía norteamericana en los últimos dos años de la administración Trump.

“Entonces, el aumento del salario mínimo en algunos estados, el crecimiento de la economía en EEUU y el temor de la gente de que se vencía el permiso hicieron que las remesas crecieran entre un 10 y 12% en los últimos dos años”, ilustró.

Cerrato explicó que en 2017 y 2018 se reportó un aumento significativo en el envío de remesas familiares de un 10 y 12%, especialmente de los hondureños que viven en Estados Unidos. “Lo que hubo en esos dos años fueron temores de la gente que vive allá de que podrían regresar antes de tiempo o que les cancelaran su permiso de trabajo, y eso motivó un envío acelerado de las remesas o un repunte de las mismas”, analizó.

En ese contexto, el funcionario explicó que en los años previos, es decir, 2015 y 2016, el crecimiento fue de apenas un 8%, menor a ese salto de 10 a 12% que se reportó en los últimos 24 meses.

“Para este año estimamos inicialmente y estamos por confirmarlo en el programa monetario que se presentará en los próximos días un aumento del 6.5% al final de 2019, o sea, unos 5,100 millones de dólares en divisas por remesas familiares”, acotó.

JG emesas(1024x768)

Desaceleración

No obstante, lo anterior, Cerrato dijo que este año el crecimiento de las remesas en Honduras será porcentualmente menor al de 2017 y 2018 en vista que Estados Unidos experimenta una desaceleración de la economía de un 2.9 a un 2.5% anual. Además, consideró que la decisión de una corte de California de dejar en suspenso la cancelación del TPS ordenada por Trump motivará a los hondureños a mandar menos dinero al que enviaron entre 2017 y 2018.

“Puede ser que la gente se relaje y no envíe la cantidad de remesas que estaba enviando, es por eso que creemos que ese 6.5% es un pronóstico que va en relación con la economía actual de EEUU y a esta influencia de que se suspende la anulación del TPS”, pronosticó.

Costo de sangre

Ismael Zepeda, economista del Foro Social para la Deuda Externa de Honduras (Fosdeh), ponderó la importancia de las remesas en los ingresos familiares y en el sostenimiento de la economía del país.

“Los envíos de los hondureños sostienen las reservas internacionales y frenan la depreciación del lempira frente al dólar”, apuntó.

Zepeda ilustró que una encuesta del BCH detalla que el 85 y 90 % de esos envíos se destina al consumo, lo que refleja que son las familias hondureñas las que dinamizan la economía del país al adquirir bienes y servicios básicos con ese dinero.

No obstante, en lo anterior consideró ha habido un mal enfoque del tema al pretender resaltar las remesas como el principal generador de divisas del país, porque al final los costos sociales y económicos son mayores que esos ingresos.

Expuso que el drama humano y el sacrificio de los hondureños para enviar dinero a Honduras es bastante alto y se paga con sangre por los miles de hondureños que mueren en el camino hacia EUA. “Al final es una vergüenza tener un indicador como las remesas con respecto al PIB por encima del 20%, ese ingreso de divisas lo costeamos con sangre porque de toda la gente que se va no sabemos quiénes se quedan y quienes logran llegar a Estados Unidos”, lamentó.