Más noticias

Suspensión de cancelación del TPS "es un pequeño respiro para hondureños"

Una corte de EEUU definirá el futuro del programa migratorio que beneficia a unos 56,000 hondureños.

Honduras y Nepal se suman a una demanda contra el Gobierno de Trump por la cancelación del TPS./AFP archivo.
Honduras y Nepal se suman a una demanda contra el Gobierno de Trump por la cancelación del TPS./AFP archivo.

Washington, Estados Unidos.

La administración de Donald Trump acordó ayer dejar en suspenso la cancelación del Estatus de Protección Temporal (TPS) para Honduras y Nepal luego de que ambos países fueran incluidos en una demanda de varios países contra el Gobierno de EEUU.

Los 56,000 hondureños beneficiados con el programa migratorio conservarán su estatus legal temporal mientras una corte federal define el futuro del TPS para al menos seis países afectados por la orden de Trump de cancelarlo.

La terminación del TPS para Honduras está prevista para el 5 de enero de 2020, sin embargo, con la inclusión de los tepesianos de este país en la demanda presentada por inmigrantes de El Salvador, Haití, Nicaragua y Sudán, los hondureños también podrán contar con la protección del programa más allá de las fechas fijadas por Trump.

"Esta es una demanda que se hizo en California y había quedado fuera Honduras y Nepal, ahora los incluyeron en la demanda", indicó a Diario La Prensa Francisco Portillo, director de la Organización Hondureña Francisco Morazán, en Florida.

"Es un pequeño respiro para los hondureños y vamos a ver qué pasa en los tribunales. Esta demanda puede terminar en la Corte Suprema de Justicia", agregó Portillo.

La administración de Trump, que alega que temporal significa temporal, apeló el fallo del juez federal Edward Chen, con tribunal en San Francisco (California), quien suspendió la cancelación del TPS alegando un "daño irreparable" para los inmigrantes y sus familias que debían abandonar el país.

Si el Gobierno de Trump recibe un nuevo revés en la corte de apelaciones del noveno circuito, llevará el caso a la Corte Suprema.

Legalización para tepesianos

El anuncio del Gobierno ocurrió el mismo día en que la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, presentó un proyecto de ley propuesto por tres legisladoras demócratas para regularizar la situación de los inmigrantes protegidos por el TPS y los dreamers.

La Ley de Sueños y Promesas (H.R. 6) de 2019 es un intento de los demócratas por regularizar la situación de unos 700.000 jóvenes "dreamers" -como se denomina a quienes ingresaron ilegalmente de niños a Estados Unidos- que habían sido protegidos por el expresidente Barack Obama a través del programa DACA, que fue cancelado por Trump.

Vea: Investigan en México segundo secuestro masivo de migrantes

"Proteger a los 'dreamers', a los TPS... es algo que honra y respeta la familia, que es algo que está en el corazón de nuestra fe y en el centro de lo que somos como estadounidenses", agregó en referencia al cobijo que esta ley busca dar a los beneficiarios del TPS, que abarca a cerca de 300,000 personas.

La administración Trump, como parte de su dura política antiinmigración, anunció a partir de 2017 la cancelación del TPS para seis de los 10 países actualmente elegibles, argumentando que las condiciones que motivaron su inclusión en el programa desaparecieron.

El proyecto de ley presentado por Lucille Roybal-Allard, Nydia Velázquez e Yvette Clarke tendrá una tramitación cómoda en la Cámara de Representantes, donde los demócratas son mayoría. Pero puede estrellarse en el Senado, donde los republicanos controlan 53 de los 100 escaños.