Más noticias

Recrudece la violencia en Haití: van 9 muertos

Desde hace una semana, miles de haitianos salen a las calles para exigir la salida del Presidente, acusado de corrupción.

Puerto Príncipe sigue ardiendo, llena de basura y barricadas, lo que imposibilita la comunicación con otras ciudades.AFP
Puerto Príncipe sigue ardiendo, llena de basura y barricadas, lo que imposibilita la comunicación con otras ciudades.AFP

Puerto Príncipe, Haití.

La crisis política que vive Haití se agrava al cumplirse ayer una semana de violentas protestas en reclamo de la renuncia del presidente Jovenel Moise, las cuales han dejado al menos nueve muertos.

Manifestantes, en su gran mayoría hombres jóvenes, volvieron a salir ayer de forma masiva a las calles de la capital para insistir en la renuncia de Moise, quien sigue en silencio tras su llamado al diálogo, que es rechazado por varios sectores de la oposición, mientras aumenta la violencia.

Un hombre murió ayer y varias personas, entre ellos un periodista del diario Le Nouvelliste, resultaron heridas durante los violentos enfrentamientos entre los manifestantes, quienes lanzaron piedras, y los policías, que respondieron a tiros, en los alrededores del Palacio Nacional.

LEA: Pelea entre migrantes y policías en frontera con EEUU

Por su parte, manifestantes en Delmas, al sur de la capital, intentaron incendiar la sede del canal estatal, por lo que fue necesaria la intervención de los bomberos y los policías.

Ante el panorama de incertidumbre e inseguridad que vive la nación y en medio del caos de las últimas horas, muchas embajadas, entre ellas la de España y México, mantienen suspendido el servicio consular, mientras que otras como la de Canadá y la República Dominicana están cerradas.

El primer ministro, Jean Henry Céant, convocó a un consejo de ministros; además, se informó que el canciller Edmond Bocchit está en Washington para discutir la situación con el asesor de Seguridad Nacional de EEUU, John Bolton.

2$
Con menos de esta cantidad al día sobrevive más de la mitad de los 10 millones de habitantes de Haití.

Assad Volcy, uno de los líderes de la oposición, dijo que “no hay marcha atrás. Tenemos que resolver el problema de la desigualdad y el hambre”, y añadió que es “el fin de un sistema que quiere acabar a toda una generación”.

El senador Youri Latortue, un antiguo aliado de Jovenel Moise, llamó al gobernante a dimitir “para evitar el caos y más sangre”. “Es una insurrección popular: los haitianos ocupan las calles y está claro que Jovenel no tiene más opción que renunciar”, declaró Prophète Hilaire, uno de los manifestantes.