Más noticias

Van 11 agentes penitenciarios depurados en lo que va de 2019

Agentes de Escuela Penitenciaria Federal de Argentina capacitan personal.

Agentes de la Escuela Penitenciaria Federal de Argentina desde el lunes capacitan, tanto a agentes penitenciarios como a personal administrativo, para un mejor manejo de los establecimientos en el país.
Agentes de la Escuela Penitenciaria Federal de Argentina desde el lunes capacitan, tanto a agentes penitenciarios como a personal administrativo, para un mejor manejo de los establecimientos en el país.

Tegucigalpa, Honduras.

Los controles rigurosos, denuncias e investigaciones que se han realizado a lo interno del Instituto Nacional Penitenciario (INP), originaron la separación de 11 agentes penitenciarios por faltas graves en lo que va 2019.

Es una depuración constante, aseguran las autoridades y todo forma parte de la nueva política de cero errores. “Las alertas son permanentes, todo aquel agente penitenciario que se vea ligado o vinculado con alguna acción ilícita o falta grave será separado de inmediato. No solo es la acción administrativa, sino también la acción penal para judicializar los casos”, explicó German Mcniel, subdirector del INP.

Pero no solo son los agentes los que están bajo la lupa, están también directores y subdirectores, a quienes también se les sigue la pista para detectar si a lo interno de los establecimientos son parte o no del accionar ilícito que se pueda generar en los 25 centros penitenciarios, donde se interactúa con otras instituciones como la Dirección Policial de Investigaciónes (DPI), para investigar toda denuncia contra el personal.

Se capacitan

No escapa del interés del INP, el proceso de formación y actualización de los agentes e incluso del personal administrativo, quienes están en un programa de formación constante. Incluso, se firmó un convenio con la Escuela Penitenciaria Federal de Argentina, donde esta semana inició un taller para formar a los agentes penitenciarios y especializarlos en diferentes áreas.

“Hay una currícula establecida tanto para el personal operativo y administrativo. Fortalecemos los consejos técnicos a y los nuevos agentes penitenciarios para crear mayores capacidades y especializarnos en áreas como traslado de personas de alta peligrosidad, grupos especiales de respuesta e inteligencia para ayudar a mantener el orden en los centros penales”, explicó Mcniel.

La idea es que además de contar con los expertos argentinos, en la siguiente etapa sean los agentes penitenciarios los que viajen a Argentina a formarse como oficiales del servicio penitenciario.

Rehabilitación

Como un pilar fundamental en el proceso de rehabilitación de los privados de libertad se tienen los convenios que se han firmado con la Secretaría de Educación para llevar la educación primaria y secundaria a las cárceles, así como también con el Instituto Nacional de Formación Profesional (Infop). “Los privados se están involucrando en los programas y proyectos que se generan en los penales. Es una buena medida y cada día son más los que se suman para ser parte del programa de rehabilitación”, dijo Mildred López, juez de Ejecución.

No sólo son 400 privados los que se rehabilitan, ahora hay siete mil privados involucrados. Ayer se entregaron 115 certificados a mujeres emprendedoras, que marca un paso positivo en el proceso. La meta es rehabilitar a los 20,964 privados de libertad.