Más noticias

Condonaciones han hundido las finanzas de Banadesa

La institución, creada en los años ochenta, solo tiene disponible para préstamos 1,000 millones de lempiras La única salida que le queda es recuperar los créditos

Una de las bondades de Banadesa es que atiende sectores olvidados por la banca privada.

Tegucigalpa, Honduras

La mala gestión y las recurrentes condonaciones de deudas aprobadas por el Poder Legislativo, entre otras causas, tienen en estado de coma al Banco Nacional de Desarrollo Agrícola (Banadesa), que carga con una mora de su cartera de 68%, una cifra, quizá, jamás vista en la banca nacional.

Fantasma
De cierre De acuerdo a la ley, el único que puede cerrar Banadesa es el Congreso Nacional, para lo cual se necesitan 86 votos.

La cartera del banco es de un poco más de 3,000 millones de lempiras, de los cuales alrededor de L2,176 millones están en situación de mora, lo que está volviendo inoperante la institución, porque al no recuperar los créditos, no hay dinero para atender al resto de clientes.

El banco, fundado a principios de los ochenta, se encuentra entre la espada y la pared, y por ahora no le llegan los salvavidas para fortalecerlo financieramente.

Nadie oficialmente ha anunciado su cierre, pero los clientes, diputados y empleados intuyen que hay un plan para clausurarlo, y es una versión que se ha propagado por todo el país, especialmente en las zonas donde opera el banco.

LC banadesa 090219(800x600)

Estado

La situación del banco es tan precaria que aunque tiene un presidente, está siendo administrado por el Banco Hondureño para la Producción y Vivienda (Banhprovi) y nada se mueve si las autoridades de esta institución no dan su visto bueno.

El último golpe que recibió Banadesa es el decreto 47-2018 aprobado por el Congreso Nacional el 2018, que ordena al banco refinanciar o readecuar la cartera total de fondos propios.

Aunque la ley no habla de condonación de deudas, en la práctica es lo que se pretende, ya que los términos financieros en que se deben otorgar los refinanciamientos superan los valores reales del mercado, según analistas.

“Solo el Congreso puede cerrar banadesa y creo que aquí nadie lo hará”

Antonio Rivera Callejas, Vicepresidente del Congreso

El artículo dos del decreto ordena que los refinanciamientos se deben otorgar a un plazo de hasta 20 años a una tasa de interés del dos por ciento.

Pero también establece que en el caso de que un cliente incumpla dos pagos semestrales consecutivos, la deuda volverá a su estatus original.

No obstante lo anterior, las autoridades tienen parado el proceso porque pidieron al Congreso una interpretación del artículo tres del decreto que no deja claro la forma en que se deben calcular los intereses, y temen ir a la cárcel si no aplican la normativa tal y como la concibieron los legisladores.

Arma

La presidenta de Banhprovi, Mayra Falk, expresó a LA PRENSA que no pueden ir en contra de lo aprobado por el Legislativo y que la única arma que les queda es emprender una campaña de recuperación de crédito, pero están conscientes de que deben levantar la moral de los deudores, lo que es bastante complicado porque muchos creen que el banco será clausurado y eso no es cierto.

La Comisión Nacional de Bancos y Seguros (CNBS) ya emitió las alertas de la crítica situación del banco que por ahora cuenta con unos mil millones de lempiras para otorgar créditos.