Más noticias

Grupo de contacto rechaza intervención externa en Venezuela

México y Uruguay presentaron una propuesta para la crisis en Venezuela que no contempla adelanto de elecciones.

Maduro cuenta con el respaldo de los Gobiernos de Uruguay y México en la reunión del Grupo de Contacto en Montevideo./AFP.
Maduro cuenta con el respaldo de los Gobiernos de Uruguay y México en la reunión del Grupo de Contacto en Montevideo./AFP.

Montevideo, Uruguay.

Un grupo de países con posiciones divergentes sobre Venezuela intenta este jueves en Montevideo buscar una salida sin intervención externa a la crisis de la nación caribeña, cuando el pulso entre el gobierno de Nicolás Maduro y la oposición se centra en la ayuda humanitaria.

La Unión Europea (UE), ocho países del bloque y cinco de América Latina se reúnen en la torre presidencial de Montevideo con el fin de "contribuir a una solución política pacífica y democrática".

En la apertura del encuentro, en el que no participan representantes del gobierno venezolano ni de la oposición, la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, destacó que es "fundamental evitar la violencia interna y la intervención externa".



Y aclaró que el objetivo del grupo "no es imponer procesos o soluciones a los venezolanos", sino avanzar en un "acompañamiento hacia elecciones presidenciales libres y transparentes".

Sin embargo, el gobierno anfitrión presentó el miércoles junto a México y los países de la Comunidad del Caribe (Caricom), una propuesta que no incluye un llamado a elecciones en Venezuela.

El presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, pidió el jueves "prudencia a la comunidad internacional", ante la disyuntiva de "paz y de guerra" que enfrenta Venezuela.

Inicialmente convocada por México y Uruguay como un encuentro de "países neutrales", la reunión finalmente tiene como co-anfitrión a la UE, que se unió tras el lanzamiento de un grupo de contacto internacional, al que luego se sumaron otros tres países latinoamericanos (Ecuador, Costa Rica y Bolivia). México, sin embargo, aclaró que si bien participa de la cita no integra formalmente el grupo.

A la reunión asisten los cancilleres de México, Bolivia, Costa Rica y Ecuador además del anfitrión, así como sus pares de España, Suecia e Italia. También participan funcionarios de Alemania, Francia, Reino Unido, Holanda y Portugal.

Rusia, que respalda a Maduro, lamentó no haber sido invitado a la reunión de Montevideo, al menos como observador.

Diálogo sí, diálogo no

Maduro respaldó el miércoles el diálogo y afirmó que su gobierno está "preparado" para participar en un proceso de entendimiento.

Pero Juan Guaidó, autoproclamado presidente interino y reconocido por unos 40 países, se negó a cualquier "falso diálogo" que permita a Maduro ganar tiempo.

La reunión se celebra en momentos de tensión por la llegada de ayuda humanitaria a Venezuela, tras el bloqueo por los militares de un puente en la frontera con Colombia, donde se estableció un centro de acopio de medicinas y alimentos.

Guaidó, de 35 años, exhortó a los militares a liberar el ingreso de la ayuda.

Vea: Venezolanos claman por la ayuda humanitaria de EEUU

Pero el presidente venezolano sostiene que Guaidó quiere abrir la puerta a una intervención militar extranjera.

Estados Unidos ha ofrecido una ayuda inicial de 20 millones de dólares, Canadá 40 millones y la Unión Europea 7,5 millones, una "limosna" para Maduro.

Este jueves, la ONU dijo que es urgente aumentar la ayuda humanitaria en el país y que está preparada para enviar una ayuda de urgencia a Venezuela si el gobierno lo avala.

Con escasez de alimentos y medicinas, así como una inflación que el FMI proyecta en 10.000.000% para este año, Venezuela está sumida en la peor crisis de su historia moderna que ha provocado un éxodo de unos 2,3 millones de personas desde 2015, según la ONU.