Más noticias

Una casa abandonada usan como oficina en escuela de Chamelecón

Debido a la inseguridad en el sector, la residencia quedó desocupada, y ante la falta de aulas, el director del centro decidió usarla como la dirección.

La escuela funciona desde 1997 en la colonia 10 de Septiembre; según los padres, las autoridades de la Secretaría no los apoyan para sostener el centro
La escuela funciona desde 1997 en la colonia 10 de Septiembre; según los padres, las autoridades de la Secretaría no los apoyan para sostener el centro

San Pedro Sula, Honduras.

En una pequeña y calurosa casa que fue abandonada hace más de cinco años por los dueños, funciona la dirección de la escuela José Reyna Valenzuela en la colonia 10 de Septiembre, del sector Chamelecón.

Debido a la inseguridad en el sector, la residencia quedó desocupada, y ante la falta de aulas, el director del centro, Francis Perdomo, decidió usarla como la dirección del centro educativo.

El inmueble se ubica a la par de la escuela, y antes servía de guarida de delincuentes, por lo que los padres de familia tuvieron que construir un muro para cercar la vivienda.

“Medio la arreglé para tenerla como dirección, antes yo estaba en una de las aulas, pero con el aumento del número de alumnos tuve que cambiarme. El Gobierno nos tiene abandonados”, expresó el director.

El docente manifestó que junto con los padres de familia le colocaron el techo y el cielo falso, entre otros arreglos.

Alumnos
Actualmente hay unos 500 estudiantes desde el primero hasta el sexto grado; cada año la matrícula aumenta, por lo que hacen falta más aulas.

Dos de las tres habitaciones son utilizadas; uno de los cuartos se usa como dirección y el segundo como bodega para guardar libros de texto y otros materiales didácticos. “Los dueños de la vivienda dicen que venden el terreno y nosotros queremos que la Secretaría de Educación nos ayude para comprarlo y así ampliar la escuela”, agregó.

“Si los propietarios venden a otras personas el terreno tendremos que buscar otro lugar para poner la dirección”, dijo Perdomo.

Proyectos. En la escuela hay siete aulas, de las que seis son usadas por cada grado, la otra funcionará en los próximos días como laboratorio de computación.

Unas 20 computadoras serán instaladas en el centro, dieron a conocer las autoridades educativas.

Efraín Guzmán, presidente de la sociedad de padres de familia, indicó que la Secretaría no les ayuda con las reparaciones del centro, ni con el pago de algunos empleados. “Los padres de familia trabajan para los gastos y es gracias al aporte de cada uno de ellos que se le paga el sueldo al guardia y se reparan los pupitres”.

“Nosotros tenemos arreglado el centro, pero hacen falta muchas cosas”, dijo Guzmán.

Quejas. En el primer día de clases, un grupo de padres de familia se tomó el centro educativo para exigir a las autoridades departamentales que se suspenda a uno de los docentes. Según expresaron los protestantes, el maestro, quien tiene capacidades especiales, trata mal a los alumnos y les dice palabras soeces, razón por la cual pidieron a las autoridades de la Dirección Departamental que les resuelvan el problema.

LEA: Lanzan la tercera edición del Honduras StartUp

El lunes desde las 6:30 am los padres pusieron candado a los portones del centro y no dejaron que los menores recibieran clases, por lo que llegó el director distrital e indicó que el docente denunciado no llegaría al centro hasta que las autoridades de la Departamental realizaran el proceso pertinente del caso.

Esperan que el maestro sea retirado de la escuela, pues hay muchas quejas contra el profesor.

El docente está en investigación, dijeron las autoridades educativas.