Más noticias

CNA presenta línea de investigación contra expresidente Porfirio Lobo

El Consejo Nacional Anticorrupción acusa al expresidente de Honduras de malversación de más de 25 millones de lempiras.

Tegucigalpa, Honduras

El Consejo Nacional Anticorrupción (CNA) presentó este lunes una línea de investigación contra el expresidente de Honduras Porfirio Lobo Sosa (2010-2014), a quien acusa de la malversación de más de 25 millones de lempiras (unos 1.02 millones de dólares).

La denuncia fue presentada en conferencia de prensa por Gabriela Castellanos, directora del CNA, quien explicó que los fondos, previstos originalmente para programas sociales, fueron utilizados presuntamente para apoyar la seguridad presidencial.

La denuncia fue interpuesta ante la Unidad Fiscal Especial contra la Impunidad de la Corrupción (Ufecic) del Ministerio Público también contra el exsecretario de Estado en administración y gestión financiera presidencial (2010-2014).

En el comunicado, al que dio lectura la funcionaria, se detalla que la investigación que culmina con la denuncia de este día comenzó desde el año 2017, labor en la que, según el documento, logró identificar el modo de operar del despacho presidencial, así como el de la primera dama Rosa Elena de Lobo, para "drenar" fondos que se utilizaron para fines distintos a los previstos, durante el año 2013. La ex primera dama entrenta juicio por esta acusación.

La investigación del CNA incluyó el manejo de 310 millones de lempiras (unos 12.6 millones de dólares), recursos que fueron transferidos desde el Patronato Nacional de la Infancia (Pani) a la Secretaría de Finanzas mediante cuatro cheques, dos de ellos emitidos el 3 de octubre de 2013, cada uno por un valor de L75 millones y los dos cheques restantes se libraron por la cantidad de 80 millones de lempiras, en fecha 15 de noviembre de 2013.

Según el documento presentado por el CNA, "160 millones de lempiras se transfirieron a solo 12 días antes de elecciones generales y a menos de tres meses de vacar el mandatario en su cargo".

El "falso argumento" según el CNA para solicitar estos recursos era de que "el Estado de Honduras atravesaba una crisis financiera que le dificultaba cumplir con sus obligaciones de recursos para atender la ejecución de programas sociales en beneficio de la población vulnerable del país".

Hechos del caso denunciado
El CNA identificó que el expresidente Porfirio Lobo Sosa, en fecha 4 de junio de 2013, solicitó por escrito al consejo directivo del Patronato Nacional de la Infancia (Codipani) la transferencia de 100 millones de lempiras, fondos que serían utilizados supuestamente para programas de asistencia social que ejecutaría la Presidencia de la República.

De la misma forma, siempre el 4 de junio de 2013, la primera dama, Rosa de Lobo solicitó por escrito al Codipani la transferenca de 50 millones de lempiras que, en apariencia, serían utilizados en los programas de asistencia social denominados "Calzando y vistiendo a los niños de Honduras".

El Codipani respondió a estas solicitudes el 28 de agosto de 2013, autorizando la transferencia de los 150 millones de lempiras que serían presuntamente utilizados para el programa Bono 10 Mil (L100 millones) y para el programa Calzando y vistiendo a los niños de Honduras (L50 millones).

Según el CNA, el expresidente Lobo acordó la creación de la estructura presupuestaria necesaria para que el despacho de la Presidencia pudiera agenciarse de los fondos, según consta en el Acuerdo Ejecutivo No. 516-2013 de fecha 22 de octubre de 2013, en un intento por darle una apariencia de legalidad a la solicitud de fondos, de acuerdo al CNA.

Los fondos solicitados al Pani ingresaron a la Tesorería General de la República mediante dos cheques de 75 millones de lempiras cada uno y con fecha del 3 de octubre de 2013.

El CNA identificó también una solicitud enviada por el expresidente Lobo a la Secretaría de Finanzas, en la que se requería la transferencia de 25 millones de lempiras para ser utilizados en la seguridad presidencial.

Esta solicitud de fondos fue hecha, precisa el documentos del CNA, el 1 de octubre de 2013, es decir dos días antes que el PANI transfiriera los recursos.

La solicitud de recursos a Finanzas, explica el CNA, fue aprobada y autorizada el 17 de octubre de 2013 en un proceso que apenas duró 24 minutos, situación considerada anómala por cuanto finanzas debe seguir una serie de procesos que garanticen en uso adecuado de los fondos públcos.

En suma, el CNA manifiesta que cuenta con "indicios racionales suficientes" para determinar la comisión de los delitos de "malversación de caudales públicos por cambio de destino, abuso de autoridad y violación de los de los deberes de los funcionarios", imputables en este caso al expresidente Lobo y al "exsecretario de Estado en administración y gestión financiera presidencial".