Más noticias

Julián Pacheco: “La salida del Ejército de las calles debe ser gradual”

Julián Pacheco dice que la Policía Nacional está en 90% lista para asumir el control de la seguridad pública. Hay pendientes cuatro órdenes de captura por extradición.

Julián Pacheco, ministro de Seguridad.
Julián Pacheco, ministro de Seguridad.

Tegucigalpa, Honduras

El ministro de Seguridad Julián Pacheco aseguró que se han dado pasos importantes en la reducción del delito y en la depuración policial, que en este momento la Policía Nacional está lista para asumir el control de la seguridad pública, sin la intervención del Ejército en las calles.

¿Cómo está el país en combate del delito?

Lo más importante que se ha logrado en toda esta estrategia de seguridad es que el Estado de Honduras ha recuperado la confianza de su gente, ha vuelto la esperanza. Hablando de seguridad, se han creado capacidades que antes no se tenían, y como logro importante la reducción de homicidios de casi 87 por cada 100,000 habitantes a 40, estamos hablando de menos del 50% de los homicidios que se cometían en el país. Honduras es referente internacional en seguridad pública.

¿Cuánto se ha reducido el tráfico de drogas?

Ese es otro de los logros más importantes, por los años 2012 y 2013 en el país caían alrededor de 120 y 130 trazas identificadas, pero esa cantidad se ha reducido en el año 2016 a casi a cero, o sea, que el tráfico de drogas se ha combatido mediante la estrategia de los escudos que el Presidente ideó. No es que la droga no está pasando, pero lo que estamos haciendo poco a poco y que hemos logrado es controlar nuestro territorio, hoy tenemos control de La Mosquitia, Colón, Atlántida y Cortés, Copán y Santa Bárbara, que antes estaban bajo control de las bandas de narcotraficantes.

¿Qué tanto ha contribuido la captura y extradición de los cabecillas del narcotráfico?

El Gobierno de Honduras con su política de seguridad ha eliminado dos capas, pero estos se segregan tanto a través del método celular que para este año hemos detectado ya un crecimiento de nuevas estructuras de las que ya estaban porque siempre quedó gente que estaba encargada de la logística, los contactos y de la protección de los cargamentos, entonces conocían las rutas y han continuado. Lo importante ahora es que no los estamos dejando crecer. Los primeros tres años, 2014, 2015 y 2016, el haber sacado estas estructuras dejaron un vacío, pero a partir de 2017 y 2018 están otra vez intentando reorganizarse.

¿Cómo se pretende enfrentar y desarticular estos nuevos grupos criminales?

Podemos hablar de tres cosas: tener un sistema de inteligencia eficiente, tener unidades certificadas para enfrentar estas estructuras criminales y la voluntad política es fundamental.

¿Cómo ha ayudado la extradición en el combate de estos grupos criminales?

Ha tenido un gran impacto porque ha disuadido a otros grupos que han querido continuar en este trabajo ilegal, el negocio es tan rentable que la gente también se arriesga, pero el mensaje ha sido contundente: el que se encuentre, se le compruebe, no solo se le extraditará, sino que se le acusará en el país, que es lo que debimos haber hecho siempre.

¿Cuántas solicitudes y órdenes de captura por extradición hay en este momento?

No tengo información de las solicitudes de extradición porque esas están en la Corte, lo que la Policía tiene pendientes son cuatro órdenes de captura, de las cuales hay dos que tenemos sospechas que salieron del país.

¿Cómo ha contribuido la depuración policial en el combate del delito?

La depuración es la corona de la reforma policial, o sea, todo se pudo haber hecho, pero si no depurábamos el talento humano de la Policía, nada íbamos a hacer. Para mí fue el paso más importante y la decisión más fundamental que el Presidente tomó y el papel que la Comisión de Depuración ha jugado.

¿Está lista la Policía para asumir el control de la seguridad pública?

Poco a poco, la Policía ha ido avanzando y cubriendo esos espacios que dejó abandonados en el proceso de depuración, yo le diría que la Policía está en un 90% lista para asumir, y de hecho usted va a ver en las calles más policías, ya que la Policía Militar se concentra en puntos fijos y zonas calientes, pero la que tiene el control o la que tiene el movimiento, la circulación y la que ejerce la función represiva y disuasivo es la Policía Nacional.

¿Es cierto que ya hay una decisión del Presidente de sacar los militares de las calles?

La decisión de cuándo sale el Ejército de las calles es política, no es una decisión del ministro de Seguridad ni del ministro de Defensa. Oficialmente, el Presidente no nos ha dicho, pero yo le digo que la Policía está lista y debe ser una salida gradual, debe haber un proceso, así como fue la inserción de la Policía Militar y los soldados en ir cubriendo zonas calientes. De la misma manera, la Policía poco a poco debe ir copando estos espacios y que las fuerzas militares salgan a cumplir su papel constitucional.

¿La Policía Militar debe seguir o replegarse también?

A criterio de Julián Pacheco como ciudadano, sí, hay áreas que es importante la presencia de la Policía Militar.

Otros hechos

1-Honduras ahora es referente internacional en seguridad gracias a la reducción de los homicidios de 87 a 40 por cada 100,000 habitantes y el control del tránsito y tráfico de drogas por el país por los escudos aéreos y marítimos implementados por el Gobierno con el apoyo de Estados Unidos.

2-En 2018 se cerró con 2,518 nuevos policías, ahora hay 17,000 agentes, y salieron 5,635, producto del proceso de reforma policial y pretendemos cerrar el año 2019 con 19,000, dijo.

3-Honduras mejoró sus capacidades para investigación, ahora cuenta con dos laboratorios criminalísticos que costaron L1,000 millones.