Más noticias

Muere el empresario y político hondureño Jaime Rosenthal Oliva

Falleció este sábado a los 82 años en la ciudad de San Pedro Sula.

 El político liberal y banquero venía sufriendo quebrantos de salud en los últimos años.
El político liberal y banquero venía sufriendo quebrantos de salud en los últimos años.

San Pedro Sula, Honduras.

El empresario y político hondureño Jaime Rolando Rosenthal Oliva falleció a los 82 años este sábado en una clínica privada de San Pedro Sula, ciudad en el norte de Honduras.

El banquero sufrió un infarto la noche del viernes por lo que fue trasladado al centro asistencial donde le brindaron asistencia y lo estabilizaron.

No obstante este sábado se informó que sufrió una complicación y falleció.

Jaime Rosenthal Oliva nació el 5 de mayo de 1936 en San Pedro Sula, era un banquero, economista, empresario y político miembro del Partido Liberal de Honduras.

Estaba casado con Miriam Marina Hidalgo de Rosenthal, con quien procreó cinco hijos: Patricia, César, Carlos, Yani y Jaime (Q.D.D.G.) Rosenthal.

Su velatorio será en Funerales del Recuerdo, a partir de las 5 de la tarde de hoy. Este domingo, a las 8:30 de la mañana, habrá una caminata desde la funeraria hacia la Sinagoga de la comunidad judía, donde se realizará un rezo.

Fue vicepresidente de la república en el Gobierno del ingeniero José Azcona del Hoyo (1986-1990).

También fue diputado del Congreso Nacional por el departamento de Cortés (2002-2006) y asesor presidencial en varios Gobiernos liberales.

Dirigió el Grupo Continental, fundado en 1929, un conglomerado corporativo que incluía actividades financieras como bancos, compañía de seguros, medios de comunicación, industria de cemento, e incluso como industrias agroalimentarias y de exportación de azúcar y café.

El 7 de octubre de 2015, el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos señaló a Rosenthal, a su hijo Yani Rosenthal, su sobrino Yankel Rosenthal y siete de sus negocios como «traficantes de narcóticos especialmente designados» según la Ley Kingpin, siendo esa la primera vez que se catalogaba a un banco fuera de Estados Unidos.

De ahí que fue acusado el 7 de octubre de 2016 por la Fiscalía del Distrito Sur de Nueva York por lavado de activos proveniente del narcotráfico y soborno a un funcionario.

El empresario cumplía arresto domiciliario desde noviembre de 2015 y en mayo próximo se realizaría el juicio contra él por el delito de falsificación de documentos públicos en Honduras.