Más noticias

Proceso engorroso para permisos aleja las inversiones

El inversionista debe visitar más de cinco instituciones y cada una pide hasta diez requisitos para aprobar la obra La oficina municipal cobra el 1% del valor del proyect.-

Fuertes inversiones privadas han surgido con las obras de infraestructura vial realizadas por la alcaldía y Siglo 21. Fotos: Melvin Cubas.
Fuertes inversiones privadas han surgido con las obras de infraestructura vial realizadas por la alcaldía y Siglo 21. Fotos: Melvin Cubas.

San Pedro Sula, Honduras

Aunque obtener un permiso de construcción en la Municipalidad solo requiere de cinco pasos, las demás instituciones que deben dar el visto bueno hacen que el trámite se convierta en una pesadilla.

Crecimiento
Hasta agosto de 2018, el sector construcción registró un crecimiento del 15% en la zona norte con más de 100,000 empleos.

El desarrollador o inversionista que busca llevar a cabo una construcción tiene que abocarse inicialmente a la oficina de permisos de construcción en donde solicita directrices, una hoja que tiene un valor de L200.00 y es válida por cuatro meses.

Esto es evaluado en un término de dos a tres días. Una vez aprobado deben llenar el formulario F-01 que indica si es una obra mayor o menor.

El tercer paso es llenar la hoja de afiliación profesional de los colegios de ingenieros civiles, de arquitectos, de ingenieros mecánicos, electricistas y químicos de Honduras.

El cuarto paso es remitir al inversionista a Aguas de San Pedro, Dirección Municipal Ambiental (Dima) y Bomberos. Cada una de estas instituciones pide hasta diez requisitos para poder dar la aprobación del proyecto.

“Hasta que tienen el permiso de estas instituciones se ingresa la documentación a la oficina de permisos de construcción. Una vez que todo está bien, se le entrega el requerimiento de pago que es el 1% del valor total del proyecto y se le entrega el cartón del permiso”, detalló Alejandro Flores, jefe de la oficina municipal de permisos de construcción.

Amplió que cuando el desarrollador se aboca a la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (Enee) ya va con el permiso aprobado.

“El permiso nosotros lo podemos aprobar en una semana si cumplen con todos los requisitos, el atraso es en las otras instituciones”, señaló el funcionario.

La oficina municipal extiende más de 1,200 permisos al año. En 2018 las solicitudes crecieron en más de un 25%.

Juan José Cruz, jefe de la unidad de ingeniería de la Enee, declaró que lo primero que debe hacer el interesado es pedir una factibilidad, en donde la estatal indica si hay o no capacidad para suministrar el fluido eléctrico al proyecto.

“Ellos deben llevar el plano catastral. Una vez que se da la factibilidad, solicitan las directrices, donde le indicamos el tamaño de postes, el tipo de cables y todo lo que corresponda a la parte técnica, luego diseñan y solicitan aprobación de diseño”, pormenorizó.

Cruz dijo que la Enee tiene 21 días para aprobar o hacer correcciones al diseño.

Luego viene la recepción del proyecto y el desarrollador hace el proceso comercial de solicitar el contador y demás.

Reconoció que actualmente la Enee no se encuentra en capacidad de brindar el servicio en muchas zonas, porque los circuitos están sobrecargados.

Plazas
En más de un 20% creció la construcción de plazas comerciales este año en San Pedro Sula. En 2017 se habían estancado estas obras.

Pérdida de inversión

Lo engorroso del proceso ha provocado que muchas inversiones se pierdan y que otros ni lo intenten.

Así lo indicó Osmín Bautista, experto en desarrollo, quien manifestó que muchas inversiones se han perdido por lo engorroso del proceso para obtener un permiso de construcción.

“Hay inversionistas que salen corriendo porque ven que la tramitología no es expedita. A veces resulta que el banco ya tiene listo el préstamo, pero no sueltan el dinero porque no está la documentación del proyecto, pero siguen corriendo los intereses”.

Como una alternativa propone la creación de una ventanilla única en donde se concentren todas las instituciones y que se haga una sola revisión del proyecto. “Esa dispersión de las instituciones es lo que atrasa. La burocracia complica. El Gobierno tiene que facilitar la inversión. Conozco casos de personas que han estado hasta tres años esperando por una licencia ambiental”, aseveró Bautista.