Más noticias

Acuerdo salarial ofrece certidumbre a Honduras

El aumento acordado entre empresarios y obreros supera la inflación de 2018 Los dirigentes obreros estiman que los porcentajes responden a la realidad económica del país.

Frente a los otros negociadores, Mario Sales, representante de los obreros, firma el acuerdo del aumento del salario mínimo en la Casa Presidencial.
Frente a los otros negociadores, Mario Sales, representante de los obreros, firma el acuerdo del aumento del salario mínimo en la Casa Presidencial.

Tegucigalpa, Honduras

Tras dos semanas de negociaciones y luego de alcanzar exitosamente un acuerdo sobre el nuevo salario mínimo, la empresa privada y el sector obrero prometen trabajar en armonía para mejorar la productividad y generar nuevas plazas laborales en los próximos dos años.

Incremento
Incremento de 40%. Desde 2014 hasta la fecha, el salario mínimo se ha incrementado en un 40%, según estimaciones oficiales.

La noche del lunes, alrededor de las 10:30 pm, los representantes del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep) y las organizaciones obreras, con la intermediación de la Secretaría del Trabajo, lograron cerrar el ciclo de negociación al concertar un aumento de entre 4.77% y 7% en dos años (2019 y 2020).

Los porcentajes pactados satisfacen a los dos sectores y al Gobierno, puesto que supera la inflación interanual de 2018, la cual, según el Banco Central de Honduras (BCH), se situó en 4.22%.

A las 12:00 m de ayer, en Casa Presidencial, Juan Carlos Sikaffy, presidente del Cohep; Mario Sales, representante de los obreros; Carlos Madero, secretario del Trabajo, y Juan Orlando Hernández, presidente de Honduras, firmaron el convenio que regirá los aumentos en las empresas de acuerdo con su rama económica y el número de empleados en sus planillas.

En entrevista con LA PRENSA, Sikaffy aseguró que “definitivamente un acuerdo bianual le da certidumbre a las empresas para tomar decisiones sobre contrataciones de personal. Asimismo, le manda a la sociedad un mensaje de armonía entre el sector empresarial y el sector obrero”.

“Los nuevos porcentajes son superiores a la inflación interanual de 4.22% en el año 2018. Esto protege el poder adquisitivo de la clase trabajadora”, expresó Sikaffy.

La máxima organización empresarial estima que un acuerdo de dos años, logrado al amparo de la armonía, ofrece mayor seguridad a los inversionistas (tanto nacionales como extranjeros) y les permite proyectar con certeza sus costos de operación.

Representación
Las tres centrales obreras tuvieron representantes en la mesa de negociación del nuevo salario mínimo.

Los dirigentes obreros, que se sentaron a la mesa de negociación con la idea de alcanzar un 8% de incremento, expresaron su satisfacción con los porcentajes concertados porque consideran que están en consonancia con la realidad económica del país.

En Casa Presidencial, Sales destacó que el sector privado y los trabajadores alcanzaron el acuerdo de una manera “profesional, con cultura” y de una forma“digna”, una actitud positiva que contrasta con la observada en años anteriores, cuando ambos sectores se enredaban en discrepancias irremediables.

“Decirle al pueblo hondureño que a veces no siempre se logra lo que uno quiere o lo que uno pide, pero se tiene que llegar a consensos. El país actualmente tampoco está con la productividad en abundancia como para decir: ‘dennos todo lo que queremos’. Tenemos que llegar a un consenso entre la parte productiva y la parte trabajadora”, manifestó.

Sales es consciente de que los porcentajes pactados “son los que más se ajustan a la realidad que vivimos, y esa realidad que vivimos es la que todos nosotros, el pueblo hondureño, conocemos”.

Este año, el salario mínimo crecerá en promedio L532.53 y de manera global llegará a L9,443.24. En 2017 ascendió a L8,448.40 y en 2018 a L8,910.71.

Para Madero, el nuevo salario mínimo es el resultado del “gran esfuerzo que la clase trabajadora y los empresarios han venido estructurando” en los últimos meses.

En 2019, durante el primer año de vigencia del acuerdo, explicó ayer Madero, las empresas que posean de 1 a 50 trabajadores incrementarán un 4.77% y 5% en 2020.

Mientras, las empresas con planillas que posean entre 51 y 150 aumentarán el salario 6.40% (este año) y 6.75% (en 2020).

Las grandes empresas, las cuales superan los 151 trabajadores, desde ya deberán pagar 7% más de salario e igual porcentaje el año próximo.

Cifras de la Secretaría del Trabajo indican que en Honduras el sector asalariado está compuesto por 1,800,000 personas, de las que 1,500,000 trabajan en la empresa privada y 237,000 en la administración pública.

El presidente Hernández antes de firmar el acuerdo elogió a los dos sectores por haber alcanzado un acuerdo “en beneficio del pueblo hondureño”.

“Permite ese equilibrio tan importante entre el sector privado y un trato justo (...) para los trabajadores. Aquí hay que destacar algo: el diálogo. El diálogo social es la herramienta fundamental de desarrollo del país”, expresó.

El Presidente coincide con los líderes obreros y empresariales en que “Honduras manda un mensaje muy poderoso, a lo interno y hacia afuera, como dice aquel dicho popular, hablando se entiende la gente. Eso es lo que ahora está ocurriendo”.

Este acuerdo, anunció el mandatario, incluye “un trato especial para la micro, pequeña y mediana empresa como parte de una política que diferentes sectores han venido trabajando”.

El Gobierno estima que la micro, pequeña y mediana empresa (mipymes) aportan el 76% de los empleos del país y solamente reciben el 3% de crédito para que sus dueños puedan invertir.

“Este histórico acuerdo también incluye el compromiso de construir mercados en los municipios de mayor población (...)”, informó el Presidente; entre ellos, San Pedro Sula y Tegucigalpa, “para acercar al productor al consumidor”.

Gobierno busca consolidar deudas de trabajadores

El presidente Juan Orlando Hernández anunció ayer que su Gobierno conversa con el sector financiero para encontrar un mecanismo que permita consolidar las deudas a los trabajadores.

“Se está buscando un mecanismo de consolidación de deudas que permita a los trabajadores altamente endeudados, ya sea con la banca o con el mercado informal o con empresas que dan crédito. Conversando con ellos pagan hasta 50% de interés, eso no puede ser”, dijo.

El Presidente explicó que la consolidación le permitirá a los trabajadores “tirar a largo plazo la deuda” y liberar el salario para que puedan tener más dinero y pagar una cuota mensual de una vivienda.

“Nuestro Gobierno seguirá impulsando (...) las reformas económicas y sociales que permitan el desarrollo de nuestro país”, manifestó.