Más noticias

Entre el llanto, dolor e impotencia son sepultados los cuerpecitos de Adrián y Joshua

Familiares y amigos sepultan a los pequeños Adrián de cuatro años y Joshua de año y medio que murieron quemados dentro de su vivienda.

San Pedro Sula, Honduras.

No hay palabras de aliento que consuelen el dolor que viven los padres de los dos angelitos que murieron calcinados dentro de su vivienda ubicada en los bordos de la colonia El Limonar de San Pedro Sula, quienes entre el dolor y llanto les dan el último adiós en el cementerio Los Laureles.

Los cuerpecitos de Adrían Alexander Posas Alvarado de cuatro años y Joshua Sair de año y medio partieron en un vehículo de paila hacia el camposanto donde los despedirán.

"No me lloren a mis hijos que ellos ya están al lado de Dios", dijo Sindy Posas, madre de los niños, mientras un pastor hacía una oración para el descanso de los menores.

Familiares, amigos y vecinos están consternados, la pérdida de estos pequeños deja un vacío enorme.

LEA: "Mamá, mamá", gritaban los dos hermanitos que murieron quemados

La tragedia ocurrió el viernes por la tarde. Minutos antes Sindy Elizabeth Posas, madre de los menores, salió a la pulpería a comprar comida, dejando a los niños dormidos en la casa. Al regresar encontró la casa cubierta por las llamas.

Según contaron los testigos, fue en cuestión de segundos que las llamas se propagaron por toda la vivienda que estaba construida de madera y láminas de zinc.

No obstante, algunos valientes arriesgaron sus vidas ingresando en la propiedad, pero lamentablemente el ardiente fuego no los dejó llegar hasta el dormitorio adonde estaban los hermanitos.

“Estuve con ella (madre de los menores) el 31 y estuvimos hablando que este año Alexander iba a entrar al kinder, pero nunca me imagine que en una tragedia así iba a perder a mis nietos”, comentó horas después del suceso la abuela de los pequeños

Entierro niños(800x600)
Los padres de los niños están desconsolados.

Entierro SPS(800x600)
La madre y abuela de los pequeños minutos antes de salir para el cementerio.