Más noticias

Sicarios del Chapo tenían un "cuarto de la muerte" en Juárez

El 'Jaguar', un jefe de sicarios del Chapo, tenía un cuarto a prueba de sonido para asesinar a los rivales del cartel de Sinaloa.

El Jaguar fue detenido en 2013 y tiene una orden de extradición a EEUU./
El Jaguar fue detenido en 2013 y tiene una orden de extradición a EEUU./

Nueva York, Estados Unidos.

Un testigo en el juicio de Joaquín Guzmán Loera reveló escalofriantes detalles sobre el modus operandi de los sicarios del Cartel de Sinaloa en México.

Edgar Galván, un narcotraficante que operó en El Paso, Texas, relató al jurado del mediático juicio que fue reclutado para trabajar para 'el Chapo' por Antonio Marrufo, alias ‘El Jaguar’, quien después de que fue secuestrado por el cartel de Juárez se unió al de Sinaloa buscando venganza.

El Chapo le dio la misión 'al Jaguar' de encargarse de ‘la limpieza’ de Ciudad Juárez, "de matar a todos los contrarios”, contó Galván, cuya tarea se limitaba a traficar armas desde EEUU hacia México.

Galván, que nunca conoció al Chapo en persona, reveló que ‘El Jaguar’ tenía una casa en Juárez que estaba diseñada para torturar y matar a sus enemigos. La vivienda tenía una habitación a prueba de sonido y contaba con un drenaje que permitía deshacerse con facilidad de la sangre de las víctimas.

“Me dijo que hacía hablar o mataba a la gente ahí. El que entraba no salía”, mencionó.

Vea: Fiscalía de EEUU muestra en juicio foto del Chapo bailando con mujer

Galván agregó que 'el Jaguar' le ordenó que ejecutara a dos personas pero no se atrevió. “Me pidió que matara a una persona de nombre Fredy, que vivía en Juárez (…) Me pidió que fuera a recoger una pistola con un silenciador”, contó.

“El Jaguar” estaba identificado como uno de los líderes del grupo armado “Gente Nueva” en Chihuahua, que combatía a los Carrillo Fuentes en Ciudad Juárez y estaba a cargo del tráfico de drogas a Estados Unidos.

Fue detenido por la Policía mexicana en 2013 y tiene una orden pendiente de extradición. La fiscalía mexicana le acusa de la masacre de 18 personas en un centro de rehabilitación en Ciudad Juárez, en septiembre de 2009.

.