Más noticias

Aumentan los divorcios y disminuyen los matrimonios en San Pedro Sula

Psicólogos y religiosos concuerdan en que las nuevas generaciones gustan más de la libertad y prefieren solo vivir el momento sin responsabilidades

San Pedro Sula, Honduras

Mientras el número de matrimonios en San Pedro Sula disminuyó en más de un 20% entre 2017 y 2018, la cantidad de divorcios aumentó en casi un 30%, según datos del Registro Nacional de las Personas (RNP).

Para saber
La catedral San Pedro Apóstol cuenta con el Movimiento Familiar Cristiano de San Pedro Sula, el cual ofrece charlas a parejas.

El año pasado fueron inscritos 1,430 enlaces matrimoniales, mientras que en 2017 registraron 1,748 . La mayor cantidad se dio en 2016 cuando los empleados del RNP anotaron en los libros cerca de dos mil.

En tanto, los divorcios, para 2018 se tramitaron 622, en 2017 unos 350 y en 2016 alrededor de 180 rupturas matrimoniales.

Elizabeth Ávila, registradora municipal, indicó que notan una considerable reducción en la inscripción de matrimonios, especialmente en las hechas a través de notario, situación que ella atribuye al costo del certificado de matrimonio que tiene un valor de L5,000 y que es de carácter obligatorio.

La funcionaria dijo que hay meses cuando las inscripciones aumentan, como febrero, junio, agosto y diciembre, pero aún así es mucho menor a las que se presentaban unos cuatro años atrás.

“La inscripción de matrimonio es gratuita. Ahora, si los contrayentes quieren una constancia deben pagar al banco la cantidad de 200 lempiras para tenerla”, explicó la funcionaria.

km-infografía-070119(800x600)

Realidad

Al igual que los psicólogos, los líderes religiosos señalan que la crisis matrimonial que vive la sociedad, no solo en Honduras, es porque las nuevas generaciones gustan de la libertad y huyen del compromiso y las formalidades.

El padre Henry Asterio Rodríguez consideró que vivimos en una cultura donde dejaron de existir los modelos a seguir, lo que ocasiona que ya nadie quiere seguir los pasos del otro y cada quien crea su propias reglas y principios.

“Eso lleva a una crisis de las familias donde ya no se puede apostar por proyectos futuros, todo lo queremos para corto plazo. El poco esfuerzo de la poca tolerancia fractura el interior del ser humano, lo que crea personas poco dadas a los demás”, explicó.

Rudy Estrada, experta en terapia de pareja, concluyó que aunque la pareja viva en hogar, la disolución de la relación será mucho más rápida desde su punto de vista, puesto que los jóvenes en la actualidad son más prácticos y menos conservadores, algo que se observa tanto en mujeres como en hombres.