Más noticias

París se atrinchera por las protestas de hoy

Grupos de extrema derecha e izquierda aprovechan las protestas de los “chalecos amarillos” para enfrentarse a la policía

Los comercios de la capital francesa han protegido sus establecimientos. AFP
Los comercios de la capital francesa han protegido sus establecimientos. AFP

París, Francia.

Planchas de madera para proteger los comercios, monumentos cerrados, habitantes que se refugian en la campiña... Los parisinos se preparan para un posible estallido de violencia hoy en la capital francesa, al margen de la manifestación de los “chalecos amarillos”.

“Nos pidieron que recogiéramos todo lo que anda suelto, todo lo que podría servir como un arma”, dice Aziz, un empleado de limpieza de la alcaldía de París, mientras recoge chatarra de todo tipo en su camión estacionado en una calle cerca de los Campos Elíseos. Más lejos, otros dos empleados de la municipalidad quitan las rejas de hierro que rodean los árboles del elegante bulevar Malesherbes, que el 1 de diciembre fue invadido por manifestantes violentos. “¿Se imaginan si alguien recibe esto en la cabeza?”, comenta preocupado uno de ellos.

Las autoridades temen un brote de “gran violencia” al margen de las manifestaciones de este día, el cuarto sábado consecutivo de protestas de los “chalecos amarillos”, por lo que han desplegado un dispositivo “excepcional”.

Un total de 8,000 miembros de las fuerzas del orden patrullarán en la capital. Se activará un servicio de crisis y 2,000 elementos de mobiliario urbano fueron desarmados, dijo la alcaldesa de París, Anne Hidalgo. La Torre Eiffel y el museo Louvre estarán cerrados como medida de precaución, así como las grandes tiendas del barrio de Opera y los comercios de los Campos Elíseos, uno de los lugares de mayor tensión en las manifestaciones.

“Todo indica que elementos radicales, facciosos, volverán a intentar movilizarse”, afirmó el ministro del Interior Christophe Castaner, justificando el dispositivo de seguridad “a gran escala”.