Más noticias

Arnulfo Fagot movió por mar la cocaína en Gracias a Dios

Desde 2006, Arnulfo Fagot y el cartel de los Montes Bobadilla eran investigados.

Las autoridades acusan a Arnulfo Fagot Máximo en la Corte del Distrito Este de Virginia.
Las autoridades acusan a Arnulfo Fagot Máximo en la Corte del Distrito Este de Virginia.

San Pedro Sula.

Incursionó en el mundo de las drogas aliado con Noé Montes Bobadilla, quien desde 2006 lo incorporó para ser parte de la estructura que trasegaba cocaína en Honduras, Colombia, Panamá y Guatemala. Así fue como Arnulfo Fagot Máximo, también conocido como el “Tío”, participó en las operaciones del cartel y se encargó de controlar los envíos de la droga en Gracias a Dios.

LEA: EEUU declara culpable de narcotráfico a hondureño Arnulfo Fagot Máximo

En poco tiempo se convirtió en una pieza clave del cartel, el que según la acusación, “fue una de las mayores organizaciones de narcotraficantes en Honduras”, los que fueron responsables de la distribución de cantidades de toneladas de cocaína, cuyo monto en los casi 10 años de operaciones alcanzó los 50 millones de dólares.

LEA: Montes Bobadilla tomó control de las operaciones de los Cachiros

Fagot Máximo, de la mano de Noé Montes Bobadilla, conocido como “Ton”; Erlinda Ramos Bobadilla, “Chinda”; Alejandro Montes Bobadilla,”Pimpi”; Juan Carlos Montes Bobadilla “Mono” y José del Tránsito García Teruel “Pipo”, establecieron una red que tuvo su base de operaciones en Colón, un punto que les favoreció para recibir los cargamentos, y la comunidad de Francia se convirtió en su guarida para el recibimiento y despacho de la mercancía. Hasta allí llegaban los envíos aéreos y marítimos de cocaína desde Colombia. De esa manera Fagot junto con los Montes Bobadilla controlaron el mercado, donde incluso llegaron a ser los receptores de las cargas que trasegaba el Cartel de Los Valle, a quienes en varias ocasiones apoyaron para trasladarles la cocaína.

Pero su crecimiento en el mundo de las drogas fue en aumento y la garantía en el transporte y seguridad de las cargas de droga los hizo que pronto también los principales carteles de México solicitaran sus servicios y trabajaron para ellos. Si algo caracterizó a Arnulfo Fagot fue ser frío y calculador. Maniobró para pasar las cargas a vista y paciencia de las autoridades, revelaron las agencias de inteligencia.

Noé Montes Bobadilla no se quedó atrás y tanto él como Arnulfo montaron una dupla perfecta y fue ese trabajo conjunto el que los llevó a enfrentar la justicia, ambos comparecieron en la Corte del Distrito Este de Virginia, quien declaró a Fagot, culpable por conspirar para trasegar al menos cinco o más kilos de cocaína hacia Estados Unidos.

Noé Montes, previo al juicio, llegó incluso a pedirle al juez la palabra en una de las audiencias, pero le denegó la participación y le pidió que escribiera en una carta lo que quería manifestarle. Fue así que desde el centro de detención de Alexandría, un intérprete llegó para escribir el mensaje de Montes.

“Yo nunca tuve estudios así que prácticamente no sé nada, soy analfabeto. No sé leer ni escribir –ni en español. Aquí en la cárcel voy batallando por aprender a leer, para leer la Biblia. No tengo confianza en mis abogados porque cuando tengo una pregunta nunca pueden explicarme las cosas o hablarme de mis derechos aquí en Estados Unidos. Ella -la abogada- no me sabe contestar. Ella me dice que me declare culpable y yo le digo, ¿de qué voy a declararme culpable? Porque no entiendo bien el caso, ¿qué tienen en mi contra? Yo necesito que me expliquen”.