Más noticias

Pepe Lobo sobre Fernando Suárez: "Es un testigo fabricado"

El expresidente Porfirio Lobo Sosa negó que Hilda Hernández, hermana del presidente Juan Orlando Hernández, haya tenido oficina en Casa Presidencial durante su gobierno.

El expresidente hondureño, Porfirio Lobo Sosa.
El expresidente hondureño, Porfirio Lobo Sosa.

Tegucigalpa, Honduras.

El expresidente de Honduras, Porfirio Lobo Sosa, dijo que nunca había visto a Fernando Josué Suárez Ramírez, quien guarda prisión preventiva por su presunta implicación en el caso Pandora.

Lobo Sosa llegó a los juzgados capitalinos para conocer el fallo de su hermano Ramón Lobo acusado de fraude y malversación de fondos en el caso denominado la "Caja chica del hermano" y fue abordado por los periodistas. "Por lo que he visto en las acusaciones se dice cualquier cosa, de eso a que sea real es otra cosa".

Al ser consultado sobre si conocía a Fernando Suárez dijo: "Ese tipo nunca lo he visto, no lo conocía. Creo que él está confundiendo los escenarios, Hilda Hernández no tenía oficina en Casa Presidencial durante mi gobierno".

El exmandatario expresó: "El procedimiento que se hace es diferente, la comisión de presupuesto ve si hay fondos, luego Finanzas lo analiza, viene la SAG y presenta el proyecto y a quien se lo dan debe responder por el dinero, no es así nomás. Y si a mi me van a dar algo yo digo y porque me van a dar esto".

Lobo Sosa dijo que él-Suárez- "hace una confusion de escenarios, es un testigo preparado, cuando un testigo es preparado se sabe, él es un testigo fabricado".

Omar Menjívar, abogado de Suárez, brindó declaraciones en las que aseguró que los supuestos actos de corrupción en la SAG y otras dependencias vienen desde la administración de Lobo Sosa.

Según las investigaciones de la Unidad Fiscal Especial contra la Impunidad de la Corrupción (Ufecic) del Ministerio Público y la Misión de Apoyo contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (Maccih), Suárez Ramírez era el representante de las asociaciones Dibattista y Todos Somos Honduras.

Sobre la captura de Tony Hernández y las acusaciones que le hace la fiscalía de Estados Unidos, el expresidente dijo que "deben de tener algunos indicios, pero muchas veces son en base a colaboraciones de implicados que buscan reducir sus penas".

Indicó: "Lo viví con mi hijo (Fabio Lobo), no puedo decir que no es culpable, pero él reconoció de lo que era culpable, pero le agregaron otras barbaridades".

Entre risas el exmandatario comentó: "La justicia estadounidense muchas veces realiza los requerimientos en base a testimonios de criminales que solo buscan que se les baje la pena, hay que esperar el fallo".

Refiriéndose a los señalamientos de Santos Orellana sobre el uso de lanchas de la Naval para el supuesto tráfico de drogas expresó: "Nunca, no creo de la Naval, tampoco de la Fuera Aréa. Yo le digo conociendo la institucion armada, que ninguna de ellas en mi periodo de gobierno hicieran eso. O al menos que yo me de cuenta porque ningún presidente se da cuenta de todo lo que sucede por completo, no hay forma de saberlo todo".