Más noticias

Instituciones se unen al rescate del zoológico Joya Grande

ICF, Oabi y el parque crearon mesa técnica para el rescate de las especies incautadas que han sido enviadas al zoológico y que han generado más gastos.

El valor de la administración de Joya Grande se elevó por las más de 100 especies incautadas que el Ministerio Público y el ICF les enviaron y se desentendieron de su mantenimiento.
El valor de la administración de Joya Grande se elevó por las más de 100 especies incautadas que el Ministerio Público y el ICF les enviaron y se desentendieron de su mantenimiento.

Tegucigalpa, Honduras

El director de la Oficina Administradora de Bienes Incautados (Oabi), José Luis Andino, se reunió ayer con administradores del zoológico Joya Grande y funcionarios de Instituto de Conservación Forestal (ICF) para evitar el cierre del parque embargado a la banda de Los Cachiros.

El encuentro se produjo luego de que LA PRENSA denunciara que el zoológico se encontraba al borde de ser clausurado por una crisis financiera que atraviesa.

La Oabi cedió la administración del zoológico, ubicado en Santa Cruz de Yojoa, Cortés, a 202 kilómetros de Tegucigalpa, a Servicios Veterinarios Arca de Noé mediante un alquiler de 175,000 lempiras mensuales.

Pero esa empresa le adeuda a la Oabi, L2.2 millones por mora en el arrendamiento.

El director de la Oabi primero se reunió con la gerente de Servicios Veterinarios Arca de Noé, Angelina Díaz, con quien dialogó sobre la posibilidad de renegociar el contrato de alquiler y bajar el costo del mismo.

El encuentro se hizo “con la finalidad de conocer las necesidades (del zoológico) y buscar las soluciones inmediatas y contundentes para su conservación”, posteó la Oabi en su página de Facebook.

Costos

Según Angelina Díaz, el parque se encuentra en números rojos por la reducción de visitantes y el elevado costo de mantenimiento.

Para la alimentación de las 409 especies que tiene el lugar se erogan L750,000 mensuales y para el pago de salarios se gastan L440,000.

Díaz indicó que cuando se recibió el parque había 309 animales. No obstante, el inventario creció porque el Ministerio Público y el Instituto de Conservación Forestal le enviaron unos 100 animales que fueron incautados para que se los cuidaran, pero estas instituciones no asumieron el costo.

Pero ayer, el director de la Oabi acordó con técnicos del ICF, la creación de la Mesa de Trabajo para la Conservación de Animales Exóticos Incautados y la Preservación del Zoológico Joya Grande. En esa instancia se definirá qué responsabilidad tendrá el ICF con la especies que ha mandado al zoológico.

En los próximos días se realizarán nuevas reuniones entre los integrantes de ese grupo.

El zoológico Joya Grande fue incautado por el Ministerio Público en 2014, luego de que el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos lo incluyó, junto con otras sociedades de Los Cachiros como propiedad de un grupo de narcotraficantes.

El proceso se hizo en aplicación de la Ley de Privación de Dominio de Bienes de Origen Ilícito.

El Juzgado de Letras de Privación de Dominio de Bienes de Origen Ilícito emitió sentencia de comiso del zoológico a favor del Estado.

El fallo no es definitivo porque falta que se resuelva una apelación interpuesta por accionistas del parque.