Más noticias

Tres presidentes desviaron el 7% de la deuda externa salvadoreña

Los mandatarios usaron testaferros y crearon estructuras para sustraer dinero de las arcas estatales Los casos de corrupción salpican a periodistas importantes de El Salvador.

implicados. Los expresidentes Francisco Flores (Arena), Elías Antonio Saca (Arena) y Carlos Mauricio Funes (Fmln, izquierda) desviaron más de $681 millones, según la Fiscalía.
implicados. Los expresidentes Francisco Flores (Arena), Elías Antonio Saca (Arena) y Carlos Mauricio Funes (Fmln, izquierda) desviaron más de $681 millones, según la Fiscalía.

Tegucigalpa, Honduras

Los Gobiernos de Francisco Flores (1999-2004), Tony Saca (2004-2009) y Mauricio Funes (2009-2014) son responsables, de acuerdo con acusaciones de la Fiscalía General de la República de El Salvador, de participar en casos de corrupción estatal que equivalen al 7% de la deuda externa pública de este país centroamericano.

La deuda
La corrupción endeudó a El Salvador Hasta el 31 de diciembre de 2017, la deuda externa pública de El Salvador era de $9,675 millones. Sin embargo, la deuda pública total (incluye la externa e interna) asciende a $18,000. Con esta cifra, que equivale al 72% del producto interno bruto, se ubica como el segundo país más endeudado de América Latina.

En abril de 2014, la Fiscalía requirió a Flores, quien se convirtió en presidente por el partido derechista Alianza Republicana Nacionalista (Arena), bajo la acusasión de enriquecimiento ilícito, peculado y desobediencia.

Las autoridades salvadoreñas comenzaron la investigación contra Flores (fallecido en 2016) luego de que el International Bank of Miami emitiera un Reporte de Operación Sospechosa (ROS) por una transferencia de $10 millones.

Según la Fiscalía, Flores desvió alrededor de $15 millones donados por el Gobierno de Taiwán. En 2014, el ex-Presidente estuvo cuatro meses prófugo y luego se presentó ante un juez que le concedió arresto domiciliario.

Tras este caso estalló un nuevo escándolo en el cual se vio incolucrado Saca, quien se hizo presidente también por medio de Arena.

En 2016, mientras celebraba la boda de su hijo, autoridades policiales capturaron a Saca, junto con seis de sus funcionarios, y lo llevaron ante el juez bajo los cargos de peculado, lavado de dinero y asociación ilícita.

A prinicipios de agosto, Saca confesó ante una terna de jueces que organizó una estructura de testaferros y falsas empresas para apropiarse de más de $300 millones.

“Me los apropiaba en beneficio personal y de otra gente”, dijo en el Tribunal Segundo de Sentencia.

Además de Saca, la Fiscalía acusó a Elmer Roberto Charlaix Urquilla (exsecretario técnico), Julio Rank (exsecretario de comunicaciones), César Funes (exsecretario de Juventud), y a los empleados de Casa Presidencial Francisco Rodríguez, Pablo Gómez y Jorge Alberto Herrera. Para Alfonso Goitia, expresidente del Colegio de Profesionales en Ciencias Económicas de El Salvador, “la investigación del caso Saca ha llevado a encontrar el uso de los fondos reservados para usos políticos, dar sobresueldos a sus funcionarios, pagos a periodistas, apoyo a medios de comunicación de derecha y entrega de fondos al partido Arena, entre otros”.

En una entrevista con LA PRENSA, por medio de correo electrónico, Goitia explicó que “el problema de la corrupción no es solo de los últimos tres Gobiernos, sino de los últimos cuatro Gobiernos del partido Arena”

“Un estudio realizado por el doctor Salvador Arias sobre la corrupción de los Gobiernos de Arena estima que se perdieron más de $ 29,000 millones por corrupción. La Fiscalía de El Salvador está investigando el uso de los fondos reservados o partida secreta de los últimos Gobiernos, los cuales se han usado en forma discrecional; aunque una parte son para usos oficiales de la presidencia”, explicó Goitia en un análisis para LA PRENSA.

A mediados de agosto, el periódico El Faro informó que ”el mismo testigo protegido que aseguró haber recibido $665,000 en sobornos del expresidente Saca para difundir noticias favorables al último Gobierno de Arena asegura que recibió fondos de la partida secreta durante el Gobierno de Mauricio Funes (del Fmln, izquierda) y sirvió de intermediario para pagar, a partir de 2009, sobornos al director editorial de La Prensa Gráfica, Gabriel Trillos, y a Narciso Castillo (...), director de Canal 33 en ese momento”.

jt-corrupcionelsalvador-060(800x600)
Las autoridades acusan a Funes de desviar $351 millones y darle $6 millones a Tony Saca.

Justicia salvadoreña busca al expresidente Funes

Las autoridades de El Salvador buscan desde junio pasado al expresidente Mauricio Funes (2009– 2014) por su supuesta participación en el caso denominado “Saqueo público”.

El juez Quinto de Paz ordenó la captura de Funes, convertido en presidente por el izquierdista Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (Fmln).

En este caso, además, están implicadas 14 personas (entre ellas su esposa y sus dos hijos) por el desvío de más de $351 millones.

Según la Fiscalía, en el proceso investigativo detectaron compras de artículos de lujo, armas, vehículos, remodelaciones inmobiliarias, pagos de cuentas de hospitales, viajes, hoteles. Este dinero salió de la partida “Gastos reservados”.

Es investigado por aportarle $6 millones al nuevo partido Unidad, fundado en 2013 por Tony Saca.

Un testigo de la Fiscalía asegura que Funes, por medio de funcionarios, sacó dinero en bolsas negras del Banco Hipotecario, según el periódico El Faro.