Más noticias

69% de menores de Honduras es autodidacta en uso de internet

La tecnología es una herramienta de conocimiento, pero hay peligros para niños que la usan sin supervisión, dice informe.

Expertos recomiendan a los padres supervisar a sus hijos cuando usen internet.
Expertos recomiendan a los padres supervisar a sus hijos cuando usen internet.

San Pedro Sula, Honduras.

Un informe a nivel global revela la capacidad de los niños y jóvenes hondureños de ser autodidactas en el uso de internet, sobrepasando por mucho los porcentajes registrados en otros países del mundo.

El último informe Estado mundial de la infancia: niños en un mundo digital”, hace énfasis en la importancia que tiene la tecnología en la actualidad, pero a la vez advierte de los riesgos que existen, especialmente para los menores de edad, en el uso de internet.

Según se da a conocer, un 69% de menores en Honduras dijo que habían aprendido por su cuenta en comparación con un 19% en lugares como la República Centroafricana, detalla el documento.

Otro dato que también se especifica es que “se descubrió que la edad de 10 años era la más frecuente en que un niño tenía su primer teléfono móvil en Filipinas, mientras que en Honduras es los 12 años”.

Beneficios

Los niños y adolescentes menores de 18 años representan aproximadamente uno de cada tres usuarios de internet.

“La tecnología digital ya ha cambiado el mundo y, a medida que aumenta el número de niños que se conectan en línea en todos los países, está cambiando cada vez más su infancia”, dice el documento del Fondo de las Naciones Unidas para la infancia (Unicef).

Un número mayor de pruebas empíricas revelan que los niños están accediendo a internet a edades cada vez más tempranas.

En algunos países, los menores de 15 años tienen la misma probabilidad de usar internet que los adultos mayores de 25 años.

CP DossierNiños7 090918g(1024x768)

Los teléfonos inteligentes están alimentando una “cultura del dormitorio” (no salir por usar tecnología) y para muchos niños el acceso en línea es cada vez más personal, tiene un carácter más privado y está mucho menos supervisado.

Lo positivo es que la conectividad puede cambiar las reglas del juego para algunos de los niños más marginados del mundo, ayudándoles a desarrollar su potencial y a romper los ciclos intergeneracionales de la pobreza.

Además, las tecnologías digitales brindan oportunidades de aprendizaje y educación a los niños, especialmente en regiones remotas y durante las crisis humanitarias.

Las tecnologías digitales también permiten a los niños acceder a información sobre asuntos que afectan a sus comunidades y pueden ayudarles a resolverlos, destaca el informe.

Asimismo, brindan oportunidades económicas al dar a los jóvenes servicios de capacitación y búsqueda de empleo, y crear nuevos tipos de trabajos.

Pero el acceso digital se está convirtiendo en la nueva línea divisoria, pues alrededor del 29% de los jóvenes de todo el mundo, unos 346 millones de personas, no están conectados en línea.

Los riesgos

“La tecnología digital también puede hacer que los niños sean más susceptibles de sufrir daños en línea y fuera de línea. Los niños ya vulnerables pueden correr un mayor peligro de sufrir algún tipo de daño, incluida la pérdida de privacidad”, advierte el documento de Unicef.

“Los depredadores pueden comunicarse más fácilmente con niños desprevenidos a través de sus perfiles en las redes sociales y los foros de juego anónimos y sin protección”, se alerta a los padres y tutores en el documento.

También se cuestiona que uno de los mayores riesgos del internet es que con las nuevas tecnologías, como las criptomonedas y la Web Oscura, están facilitando la transmisión en vivo del abuso sexual infantil y otros contenidos dañinos, y desafiando la capacidad de las fuerzas del orden para mantenerse al día.

Según la Internet Watch Foundation (Fundación de Vigilancia de Internet), el 92% de URL de abuso sexual infantil identificadas en el mundo están alojadas en solo cinco países: Canadá, Estados Unidos, Federación de Rusia, Francia y Holanda.

Dependencia

“Aunque la mayoría de los niños que están en línea lo ven como una experiencia positiva, a muchos padres y maestros les preocupa que la inmersión en las pantallas deprima a los niños, genere dependencia de internet e incluso contribuya a la obesidad”, dice Unicef.

Los esfuerzos para proteger a los niños deben centrarse especialmente en los menores que son vulnerables y desfavorecidos, que podrían tener menos posibilidades de comprender los riesgos en línea, incluida la pérdida de privacidad, y podrían sufrir daños.