Más noticias

Por malversación de caudales capturan a Ana María Ríos

Enfrentará la audiencia de imputado en la que pueden mandarla a prisión o aplicarle medidas sustitutivas

Momentos en que Ana María Ríos era llevada por agentes de la DPI.
Momentos en que Ana María Ríos era llevada por agentes de la DPI.

San Pedro Sula, Honduras.

Por la supuesta malversación de más de tres millones de lempiras fue capturada ayer la expresidenta del sindicato municipal Ana María Ríos.

La Fiscalía Especial de Transparencia y Combate a la Corrupción Pública interpuso la acusación en el Juzgado de lo Penal y solicitó la orden de captura que ejecutaron los agentes policiales.

Se conoció que la acusación también es contra la exjefa de Control de Ingresos, Ada Esperanza Muñoz Torres, quien guarda prisión por otro caso en el que enfrenta el delito de violación a los deberes de los funcionarios.

Ana María Ríos fue sorprendida en su trabajo como directora del Asilo de Ancianos Perpetuo Socorro por un equipo de la Policía, luego la llevaron al Centro Integrado Interinstitucional (Cein) en el barrio La Guardia.

Vistiendo un pantalón corto rosado, una camisa a cuadros sin mangas y sandalias negras, Ana María Ríos fue trasladada de las oficinas a las celdas policiales a las 4:48 pm, hasta donde fue acompañada por el abogado René Altamirano, actual regidor de la comuna sampedrana.

Altamirano dijo desconocer hasta ese momento los detalles del requerimiento fiscal, por lo que no podía referirse al caso.

Ríos, quien lideró el sindicato durante más de 30 años, fue expulsada de esa organización luego de una resolución en un congreso de trabajadores.

Ahora, Ana María Ríos enfrentara la acusación de la Fiscalía de Transparencia y Combate a la Corrupción Pública por el delito de malversación de caudales públicos.

La acusación se desprende de una auditoría de los últimos cinco años en las finanzas del sindicato municipal, la cual arrojó una serie de irregularidades que supuestamente no tienen soporte legal.

Según la auditoría, hubo movimientos por 5.2 millones de lempiras sin respaldo legal de los fondos del sindicato en los últimos 5 años.

Antecedente

El actual presidente del sindicato, Ramiro Amaya, dijo en una entrevista a LA PRENSA, en enero de este año, que era necesaria la auditoría para presentar a los trabajadores cómo estaban las finanzas del sindicato. Se revisaron los libros contables.

Agregó que detectaron que la directiva anterior usó fondos sin soportes de ningún tipo por 5.2 millones de lempiras.

En el año 2014, luego de una denuncia del sindicato, la Fiscalía secuestró documentos para profundizar en la investigación que reveló el supuesto faltante.

Ríos argumentó, al ser expulsada de la organización, que el soporte de 2.5 millones estaba en los documentos secuestrados por la Fiscalía.

Después de la auditoría, el comité ejecutivo del sindicato dispuso que Ríos y dos compañeros más pagaran cerca de tres millones que utilizaron y no pudieron justificar, por lo que les establecieron cuotas, que al parecer tampoco cumplieron.

El sindicato municipal, según las actuales autoridades, anteriormente no tenía tesorero, no había personería jurídica y no estaba afiliado a centrales obreras.Ana María Ríos será llevada hoy ante el juez para la audiencia de declaración de imputado en la que decidirá si queda presa o con medidas distintas a la prisión.