Más noticias

Arden cuatro módulos del viejo penal sampedrano

En hora y media, los bomberos controlaron el incendio Pobladores piden que construyan rápidamente otro proyecto para evitar estos incidentes, ya no quieren más “sustos”.

Cinco unidades de Bomberos llegaron al penal. En hora y media controlaron el incendio que acabó con los cuatro módulos de la segunda planta del antiguo centro penal. La lluvia ayudó a controlar el fuego.

San Pedro Sula, Honduras.

A una semana de haber sido clausurado el centro penal sampedrano, este volvió a ser noticia.

Esta vez fue por un incendio que consumió las instalaciones adonde funcionaban los hogares 1B, 2B, 3B y el 9, cuya causa todavía sigue en investigación.

El fantasma de las tragedias ocurridas en el penal retornó por unas horas y los pobladores de los barrios aledaños salían de sus casas para ver qué era lo que pasaba.

El sonido de las sirenas de los carros de Bomberos y la fuerte presencia militar y policial revivían los recuerdos de los últimos acontecimientos ocurridos en esa cárcel, la primera en ser cerrada en Honduras. Las celdas que quedaron reducidas a cenizas eran las que albergaban a los paisas.

Columnas de humo negro y fuego se miraban desde las afueras del lugar mientras los bomberos luchaban por controlar el siniestro, que ocurrió a eso de las 4:00 pm.

La lluvia que cayó en el lapso que los bomberos trabajaban ayudó para evitar la propagación del incendio. Las autoridades de Fusina informaron que se hicieron trabajos en la corriente eléctrica y que en los altos y bajos se hizo un cortocircuito, lo que provocó que las celdas tomaran fuego.

“Gracias a la acción de los bomberos se logró controlar más o menos en una hora y media y solo hubo pérdidas materiales de restos de cosas que quedaron en el lugar porque estaban prácticamente vacías después del traslado”, manifestó el coronel de Fusina.

“Las únicas personas que han estado trabajando, una cuadrilla municipal y personal de Fusina, estaban saliendo del área, ya no había casi nada”.

El comandante de bomberos Alberto Varela Molina dijo que el incendio era de grandes proporciones, pero estaba confinado en los cuatro módulos.

“Fueron módulos que estaban en un segundo nivel y quedaron quemados en su totalidad. Había material combustible aún, como colchones, desperdicios, y eso produjo altas temperaturas; pero la intervención oportuna de los bomberos evitó que se propagara”, explicó. Los investigadores ya están trabajando en el informe y recabando detalles para hacerlo llegar a las autoridades pertinentes.

Aclaró que cuando los bomberos llegaron al lugar el fuego ya había “coronado” y solo tocó proteger lo que fueron los demás módulos.

“Nuestra preocupación era que se propagara porque estaba en la parte de atrás y hay una escuela; pero fue oportuna la intervención del Cuerpo de Bomberos y cinco unidades”, aseguró. Los pobladores piden que se agilice la construcción de un proyecto para evitar más “sustos”.