Más noticias

Trasladan siete peligrosos reos del penal sampedrano hacia "El Pozo" en Ilama

A los privados de libertad se les acusa de varios delitos.

El traslado de los privados de libertad fue coordinado por las autoridades del Instituto Nacional Penitenciario con la Fuerza de Seguridad Interinstitucional Nacional (Fusina).
El traslado de los privados de libertad fue coordinado por las autoridades del Instituto Nacional Penitenciario con la Fuerza de Seguridad Interinstitucional Nacional (Fusina).

San Pedro Sula, Honduras.

Siete integrantes de la pandilla 18 a quienes se les dictó el auto de formal procesamiento con prisión preventiva por parte de los Juzgados con Jurisdicción Nacional fueron trasladados hoy del centro penitenciario de San Pedro Sula, Cortés, a la cárcel de máxima seguridad “El Pozo I”, en Ilama, Santa Bárbara.

Los privados de libertad que se encuentran con la condición jurídica de procesados responden a los nombres de: José Geovany Castro Caballero, José Antonio Orellana Zúniga, Juan de Dios Romero, Jorge Ulises García Madrid, Santos Eladio Iglesias Paz, Oscar Arturo Castro Smith y Eduardo Porfirio Ramos Portales.

Los antes mencionados son acusados por los delitos de facilitación de local para el uso y consumo de drogas, tráfico ilícito de drogas, almacenamiento de armas de uso prohibido, almacenamiento de municiones de armas de uso prohibido, portación ilegal de armas y asociación ilícita, entre tros delitos.

El traslado de los privados de libertad fue coordinado por las autoridades del Instituto Nacional Penitenciario con la Fuerza de Seguridad Interinstitucional Nacional (Fusina), debido a que en el centro penal sampedrano ya no permanecen integrantes de maras y pandillas y las instalaciones que estos tenían permanecen cerradas.

Es de recordar, que el presidente Juan Orlando Hernández como parte del proceso de transformación del sistema penitenciario anunció que este centro penal será cerrado debido a que se encuentra en el centro de la ciudad y sus instalaciones son antiguas y no existen en ellas condiciones para un proceso de rehabilitación de los internos.

Asimismo el mandatario hondureño reveló que próximamente se construirán dos nuevas cárceles de máxima seguridad, lo que vendría a reducir la situación de hacinamiento en los centros penales y se procedería al cierre de las cárceles de San Pedro Sula y Santa Bárbara ubicadas en el centro de la ciudad.

Con los traslados de al menos 2,300 integrantes de maras y pandillas a las cárceles de máxima seguridad “El Pozo I” en Ilama, Santa Bárbara y “ El Pozo II”, en Moroceli, El Paraíso, se ha logrado reducir los índices de violencia en el país ya que estos desde los centros penales seguían ordenando crímenes, extorsiones y otros ilícitos.

• Al menos 2,100 privados de libertad permanecen en el centro penal de San Pedro Sula.

• Unos 1,300 integrantes de maras y pandillas, así como vinculados en crímenes de impacto guardan prisión en “El Pozo I”, en Ilama.

• Más de 2,300 reos considerados de alta peligrosidad y agresividad están recluidos en las dos cárceles de máxima seguridad.