Equipan a césamos para prevenir mortalidad infantil en El Progreso

Monitor digital ayudará a madres y médicos a conocer estado de fetos

El jefe municipal de Salud de El Progreso, Alfonso Bonilla, revisa parte del equipo, entre estos el monitor fetal.
El jefe municipal de Salud de El Progreso, Alfonso Bonilla, revisa parte del equipo, entre estos el monitor fetal.

Las embarazadas de la zona rural ya no tendrán que pagar una clínica privada o viajar al hospital para conocer el estado y desarrollo del fruto en su vientre, eso gracias al funcionamiento de monitores fetales en los centros de salud en El Progreso.

La Secretaría de Salud asignó un lote de equipo para los 11 césamos que funcionan en la Perla del Ulúa, ocho de los cuales funcionan en las aldeas. Entre los aparatos hay lámparas, camillas para asistir a las mujeres al momento de parir, y un monitor fetal entre otros productos.

Alfonso Bonilla, director municipal de Salud en la Perla del Ulúa, informó que los primeros centros que cuentan con el aparato son el Carlos B. Gonzales, Berlín y Urraco Pueblo, posteriormente se espera que esa tecnología llegue al resto de establecimientos.

“Con la utilización de esa herramienta antes de que nazca el niño se busca conocer el proceso de crecimiento de este en el vientre de la madre desde las primeras semanas de gestación, y así reducimos el riesgo de mortalidad infantil en el municipio”, expresó.

Durante muchos años los médicos de los césamos se han limitado a observar y estar pendientes del proceso de embarazo de las mujeres, y cuando han querido conocer algún problema en el feto han remitido a las futuras madres al hospital y otras a clínicas privadas para que se practiquen un ultrasonido.

Atención

Bonilla agregó que esta es las primera vez que los dotan de ese tipo de aparatos, el cual es de gran utilidad para el bienestar de la madre y su bebé antes de nacer.

“El monitor ayuda para que el doctor detecte con mayor facilidad el ritmo cardiaco del feto, aparte de asegurar que el niño se forme sin problemas se evita que las parturientas gasten en exámenes de ultrasonido que tienen un considerable costo”, recordó.

Como parte de esas mejoras en la salud de los progreseños, hace una semanas Salud asignó médicos en servicio social a los centros de La Guacamaya, Tres de Abril y Mucula, este último en los excampos bananeros.

La falta de ese personal obligó a que los mismos fuesen atendidos por enfermeras auxiliares. Bonilla adelantó que ya tienen listo el equipo, recurso humano y medicinas para habitar el centro de salud en la colonia San Jorge de esta ciudad, este pasaría a ser el número 12 en El Progreso, de igual manera una unidad en el centro penal, ambos ya tienen el código asignado por esa Secretaría.

Hace tres años la alcaldía construyó en la San Jorge un local para ese fin, pero ese fue saqueado por delincuentes, por lo que en estos momentos es reparado para que sea usado como tal.

Lesbia Guillén, médica asignada al de Mucula, agradeció que ya está en ese lugar atendiendo a decenas de pobladores de más de 10 aldeas que acuden a diario en busca de una atención.

Julio Nolasco, director del hospital público de El Progreso, es del criterio que con el equipamiento de los centros de salud se está dando un gran paso en las atenciones medicas a la población de bajos recursos de la zona rural.

“Nos alegra que eso suceda, son herramientas que vienen a fortalecer la labor de los galenos que en muchas ocasiones ponen todo su empeño aunque no cuentan con los aparatos necesarios para diagnosticar o conocer el proceso de formación de un feto, lo que pone en riesgo la vida de los bebés”.

Indicó que otro punto positivo es que las mujeres al ser atendidas en sus comunidades no tendrán necesidad de llenar las salas del hospital.

La Prensa