Tegucigalpa, Honduras.

A la semana, las autoridades de Trabajo realizan unas 100 inspecciones laborales, calculó Carlos Madero, titular de esta secretaría del Estado.

Las supervisiones se hacen por denuncias de los trabajadores o de oficio.

El funcionario indicó que lo primero que se ha hecho con la nueva Ley de Inspección Laboral, aprobada este año en el Congreso Nacional, es un proceso de formación dentro de la institución, con trabajadores y empresarios.

La nueva legislación tiene un marco sancionatorio más fuerte, algo que no ocurría antes.

Anonimato.

Madero recordó que ahora las denuncias también pueden hacerse de manera anónima para prevenir represalias en contra del trabajador.

“Con la nueva ley se puede denunciar por medio de la página de la Secretaría, donde hay un apartado de denuncias, y hace poco lanzamos una aplicación para este fin”, informó.

Otras de las novedades de la ley es que se creó un nuevo procedimiento administrativo para la inspección y así agilizar la justicia laboral.

Además, la Secretaría está habilitada para cerrar una empresa en la cual se detecte que hay un riesgo contra la vida de los empleados.

“Si vemos que el trabajador puede perder la vida porque no tiene medidas de seguridad, podemos paralizar las operaciones de la empresa”, expuso.

José Luis Baquedano, dirigente obrero del país, rechazó un cambio que se le dio al artículo 72 de la ley.

Indicó que este se refiere a la formación de sindicatos, en la primera publicación se estableció que se podía hacer la notificación de creación de una asociación por vía electrónica a la Secretaría.

“Pero ahora se deben levantar firmas, autenticar documentos y hay que hacer un montón de trámites. Con la primera redacción, la notificación era inmediata”, comentó.