Con dinero engañaba sacerdote pedófilo a niños hondureños

El padre Joseph D. Maurizio fue detenido en su casa Pittsburgh, donde los agentes de Migración y Aduanas hallaron material pornográfico.

El padre Joseph D. Maurizio podría ser extraditado a Honduras, según autoridades fiscales de este país.
El padre Joseph D. Maurizio podría ser extraditado a Honduras, según autoridades fiscales de este país.

Tegucigalpa, Honduras.

Un sacerdote estadounidense fue arrestado el jueves, acusado de abusar de menores huérfanos en Honduras.

El padre Joseph D. Maurizio (69) fue detenido por agentes del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas alegando que él prometió dinero en efectivo a los niños para tener relaciones sexuales o abusar de ellos, según documentos judiciales.

Durante una década, el sacerdote, quien fue denunciado en Honduras por violación de menores, viajó a orfanatos en América Central y del Sur con el pretexto de hacer el trabajo de ayuda. Maurizio fue detenido en su domicilio por agentes bajo acusaciones de niños explotados sexualmente en un orfanato en El Progreso, Yoro.

El sacerdote permanece bajo custodia hasta que se enfrente el lunes a una audiencia de detención en una corte federal en Pittsburgh.

Su vida

Joseph D. Maurizio había servido como pastor de Nuestra Señora Reina de los Ángeles, iglesia católica en Central City, condado de Somerset, hasta que fue suspendido este mes por la Diócesis de Altoona-Johnstown.

El portavoz de la Diócesis, Tony Degol, dijo que no tenían conocimiento de la detención y no quiso hacer comentarios.

La detención se produjo casi dos semanas después de que agentes federales allanaran la oficina en su casa y la iglesia de Maurizio, apoderándose de las computadoras, cientos de CD, una cámara digital, memorias USB y cintas de video, según documentos judiciales.

En una unidad de disco duro, los agentes encontraron imágenes de pornografía infantil, incluyendo fotos de un niño desnudo, de acuerdo con la denuncia penal. Las autoridades dicen que su arresto pone fin a una década -entre 1999 y 2009- de viajes de Maurizio a orfanatos con el pretexto de hacer el trabajo de ayuda, de acuerdo con la denuncia penal. Sus viajes duraban de dos a tres semanas, según los documentos.

Maurizio operaba la organización no lucrativa humanitaria Interfaith Ministries, en Johnstown, vinculada a la Interfaith Ministries Honduras, según el sitio web de la organización, que ahora está fuera de línea.

Se estableció un fondo fiduciario basado en Altoona -la Fundación Católica Independiente de la Diócesis Católica de Altoona-Johnstown- para manejar las contribuciones, según los documentos. Funcionarios de la Diócesis dijeron anteriormente que no tiene ninguna conexión con el fideicomiso.

Los agentes federales informaron que encargados del orfanato denunciaron las actividades de Maurizio cuando escucharon a algunos de los menores discutiendo sobre si deben decirles a los miembros del personal acerca de sus “ofertas”.

Cuando los administradores del orfanato se enfrentaron al sacerdote, según denuncias, “este amenazó con cortar nuestros fondos si hiciéramos esto público. Él era el 50% de nuestros fondos”, dijo alguien de Proniño, el orfanato de Honduras al cual llegaba el sacerdote.

Maurizio, quien trabajó con orfanatos en El Salvador, República Dominicana, Guatemala, Costa Rica, Haití, Nicaragua, Panamá, México, Bolivia y Perú, dijo a los agentes federales que las alegaciones de la Fundación Proniño eran parte de un complot político del Gobierno hondureño para obligarlo a abandonar el país.

Las autoridades federales no hicieron comentarios sobre si se presentarán cargos en conexión con otros centros donde Maurizio ofreció trabajo voluntario.

Los feligreses se sorprendieron por el arresto de Maurizio.

“Todo lo que puedo decir es ‘¡Oh, Dios mío!’”, dijo Deanna Wills, presidenta de San Vicente de Paúl en Nuestra Señora Reina de los Ángeles. “Esto es en gran medida un shock ”. Lo describió como un gran trabajador involucrado en todos los aspectos de la vida parroquial.

La investigación federal empezó en febrero y un agente de ICE viajó a Honduras en julio para entrevistar a las presuntas víctimas.

La Prensa