“Ni Kalimán detendrá los racionamientos”: Gerente de la Enee

La interpelación al gerente de Emil Hawit ayer en el Congreso Nacional terminó en un diálogo en el que se avizoró una crisis que agudizará en 2015 y 2016.

Emil Hawit explicó a los diputados que los racionamientos de inicios de agosto fueron porque se elevó el consumo de energía.
Emil Hawit explicó a los diputados que los racionamientos de inicios de agosto fueron porque se elevó el consumo de energía.

Tegucigalpa, Honduras.

Luego de posponer por al menos dos ocasiones su comparecencia ante los diputados para explicar los “fugaces” racionamientos que pusieron de correr a los hondureños y generaron preocupación en el sector privado, finalmente Emil Hawit, gerente de la Enee, se presentó ante los diputados.

Lo que se manejó como una interpelación terminó siendo una larga charla del funcionario que respondió a todas las preguntas con franqueza, admitiendo sus aciertos y errores en el manejo de la Enee.

Su participación duró cuatro horas, en una jornada en la que paulatinamente los diputados se fueron retirando del salón de sesiones hasta quedar un grupo de 40 congresistas.

En su exposición, Hawit hizo hincapié en que la situación en el ámbito energético es “delicada” para Honduras en los próximos meses. El funcionario adelantó que en 2015 y en 2016 habrá racionamientos por efectos del cambio climático y en son de broma expresó que “ni Kaliman los va a detener”. Junto a Hawit compareció el equipo técnico de la Enee, el presidente de la junta directiva, José Galdámez, y el presidente del sindicato, Miguel Aguilar.

Las causas

Emil Hawit asistió para justificar las causas que originaron los racionamientos a inicios de agosto y que se manifestaron con más fuerza entre el cinco y el ocho de agosto. Citó que una de las causas de los constantes apagones y racionamientos en todo el país fue el recalentamiento de las líneas de transmisión a raíz de la demanda como consecuencia del cambio climático. A su juicio, la ola de calor hizo que los consumidores hicieran mayor uso de sistemas de aire acondicionado.

La demanda de energía se disparó en un 35% de lo normal dejando fallas técnicas, adujo Hawit.

Otro factor fue que debido a la sequía se redujo el nivel de las represas, afectando la producción de las plantas hidroeléctricas del Estado (“El Cajón”, Río Lindo y El Níspero).

También contribuyó a la crisis de los tres días la indisponibilidad de 160 megavatios de la generación de las plantas térmicas por problemas técnicos de falta de combustible, mantenimiento y fallas prolongadas de horas. Explicó que las plantas térmicas han trabajado todo el año debido a la falta de producción de energía hidroeléctrica; sin embargo, no han recibido el mantenimiento adecuado y hay que cuidarlas para disminuir las fallas. En su exposición, el gerente de la estatal energética admitió que ni “Kaliman” podía haber solucionado la crisis con la salida del sistema de las plantas térmicas. El funcionario mostró al pleno un mapa de la sequía en la región, de agosto a octubre, el cual impacta a El Salvador, Honduras y Nicaragua.

Hawit adelantó que los pronósticos para el próximo año son malos, la situación que se prevé es una reducción del 50% de las lluvias.

La comparecencia de los funcionarios de la Enee fue solicitada por el Walter Alex Banegas, del Partido Anticorrupción (PAC). Este congresista recriminó a las autoridades de la Enee por la falta de planificación y por prestarse al juego de los empresarios de las plantas de energía térmica.

Abonados morosos

En cuanto a la mora de abonados, dijo que hay un problema serio, ya que en tres décadas esa empresa no ha tenido una contabilidad confiable, no tiene datos financieros ni tiene un real listado de cuentas por cobrar.

Detalló que los industriales adeudan 193 millones de lempiras. La parte comercial, que son pequeños y medianos empresarios, deben 939 millones de lempiras. Pero la mora más grande está en la parte residencial que representa el 70% del total, pero que no está certificada.

El presidente del Sindicato de Trabajadores de la Enee (Stenee), Miguel Aguilar, afirmó en su exposición que el país ha fallado en su planificación energética. Dijo que la situación que se avecina en 2015 y 2016 es muy crítica por la sequía.

La Prensa