Más noticias

Tegucigalpa: disturbios en la Unah por nuevo índice académico

La calificación para aprobar una asignatura sube de 60 a 70%.

El vandalismo prevaleció en la protesta de ayer en las afueras de la Unah.
El vandalismo prevaleció en la protesta de ayer en las afueras de la Unah.

Tegucigalpa, Honduras

Un grupo de estudiantes protestó ayer frente a la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (Unah) contra el nuevo índice de permanencia que excluirá a todo alumno que tenga un promedio inferior al 60%.

La medida está incluida en el proyecto de Normas Académicas que ha estado en preparación entre cinco y seis años.
Este proyecto tiene unos 300 artículos y se han aprobado 51 en el seno del Consejo Universitario.

Los alumnos protestaron y se tomaron las calles de acceso en el bulevar Suyapa, al mismo tiempo que la Policía tuvo que actuar y desalojarlos con gases lacrimógenos.

Este proyecto de Normas Académicas plantea que el índice de permanencia suba de 40 a 60%, asimismo, eleva el índice de aprobación de una asignatura de 60 a 70% a nivel de pregrado y de 75 a 80% en los postgrados, es decir, en las maestrías.

Los alumnos que protestaron, con sus rostros cubiertos con trapos y con máscaras, alegan que este proceso debe realizarse con la participación de los verdaderos representantes estudiantiles y no con los que fueron nombrados de dedo y que hoy son parte del Consejo Universitario.

Acción judicial

La rectora de la Unah, Julieta Castellanos, anunció que procederá por la vía judicial y administrativa contra los estudiantes que participaron en los disturbios.

La rectora explicó que el espacio para debatir es el Consejo Universitario y no las calles.
Cuestionó además que los estudiantes consejeros deben ser pioneros en mejorar la calidad y no en vandalismo. Sobre el índice de aprobación, expresó que ningún estudiante con índice de 60% es candidato a un empleo, porque ante los mejores calificados serán desplazados.

Defendió además que los estudiantes están bien representados ante el Consejo Universitario y que no pueden alegar que se han aprobado a sus espaldas.