Suspendido el proyecto hidroeléctrico Patuca III por falta de fondos

Autoridades de la Enee aseguran que ya enviaron a China la documentación necesaria para obtener el préstamo e iniciar la segunda fase del proyecto.

Tegucigalpa, Honduras.

Las obras de infraestructura de la segunda etapa del proyecto hidroeléctrico Patuca III en Olancho se prolongan cada vez más porque los fondos que serán desembolsados por un banco de China aún no han llegado.

La demora obedece a que faltaba el documento de garantía soberana que fue recientemente publicado en el diario Oficial La Gaceta y luego enviado a China. Por ello, autoridades de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (Enee) confían en que muy pronto se obtenga el financiamiento.

“Faltaba un documento que nos atrasó. Fue la garantía soberana, que salió hasta hace unos días de La Gaceta y ya fue enviada a China. Esperamos únicamente que nos contesten y ver cuándo harán el primer desembolso”, explicó Emil Hawit, gerente general de la Enee.

Manifestó que la obtención del documento anterior fue un proceso que duró unos tres meses y atrasó el proyecto.

Primero se envió el documento al Congreso Nacional para aprobarlo. Luego tuvo que ser dictaminado por el presidente de la República; posteriormente se remitió a la Secretaría de Finanzas para ser firmado y por último fue publicado en La Gaceta.

El funcionario no determinó el monto del préstamo, pero con ese dinero se continuarán la construcción de la cortina y la instalación de las turbinas de generación en la sala de máquinas.

“Con Patuca III estamos esperando ya lo último de China, que es el financiamiento para continuar con la segunda etapa. Este proyecto nos ayudaría mucho. Se estarían generando 104 megas de energía renovable”, apuntó el funcionario.

En cuanto al pago de las indemnizaciones a los terratenientes, Hawit dijo que se ha cancelado casi el 80% del monto adeudado a los pobladores y están pendientes de pago aproximadamente 250 millones de lempiras.

“Ya hemos pagado casi el 80% y estamos hablando con Finanzas para ver cómo liquidamos eso último porque la gente tiene todo el derecho de cobrar su dinero. Lastimosamente nos quedamos sin dinero como en varias instituciones del Estado porque el proyecto no lo tenía”.

Indiferencia

Ángel Barahona, presidente del Colegio de Ingenieros Mecánicos, Eléctricos y Químicos de Honduras (Cimeqh), apuntó que el Gobierno ha tomado una “actitud desidiosa” con el proyecto, aunque este es muy importante.

“El Gobierno ha dejado para mucho tiempo el proyecto. Hasta hay denuncias de corrupción. Se gastaron 800 millones en crear un campamento. Eso no es importante en un proyecto porque son albergues provisionales; no deben ser tan onerosos”, declaró Barahona.

La Prensa