Destruirán más de 7,000 armas decomisadas a delincuentes hondureños

La embajadora de Estados Unidos en Honduras, Lisa Kubiske, donó dos máquinas que contribuirán con la paz.

La embajadora Lisa Kubiske destruyendo un fusil, la observa el director de la Policía Nacional, Ramón Sabillón.
La embajadora Lisa Kubiske destruyendo un fusil, la observa el director de la Policía Nacional, Ramón Sabillón.

Tegucigalpa, Honduras.

A fin de que las armas decomisadas no vuelvan a caer en manos de los delincuentes, Estados Unidos donó ayer dos máquinas que las convierte en desechos inutilizables.

La embajadora Lisa Kubiske declaró que la donación tiene como objetivo contribuir a la seguridad de Honduras, trabajando conjuntamente con el gobierno de Juan Orlando Hernández, Fuerzas Armadas, Policía Nacional y Ministerio Público.

Afirmó que cada una de las máquinas tiene la capacidad de destruir 40 mil armas.

A la fecha, las autoridades han decomisado unas 7,000 armas que ya comenzarán a pasar por estas máquinas. “Algunas armas no funcionan, otras sí y corren un peligro de robo o de traspaso ilegal a organizaciones criminales”, agregó la diplomática. Desde el punto de vista de Kubiske, la destrucción de las armas “es una gran contribución a la paz y a la seguridad”. La donación de los cortadores de armas es un componente del programa de destrucción de armas financiado por el gobierno de EE UU y ejecutado por MAG Internacional, una organización no gubernamental británica que ha realizado programas de manejo de armas, municiones y proyectos de destrucción en África y América Central.

Capacitación

Además de la donación de las dos máquinas, el gobierno de Estados Unidos capacitó a 25 elementos de la Policía, Fuerzas Armadas y del Ministerio Público en el uso de las mismas.

El personal certificado recibió entrenamiento de cómo utilizar correctamente las máquinas y cómo destruir municiones. En el caso del MP, fueron capacitados para que manejen el control del inventario de los almacenes donde guardan las armas y municiones. La ayuda incluye las mejoras a las instalaciones de los almacenes “porque no queremos que esas armas lleguen a las manos de los criminales”, dijo la embajadora.

Al respecto, Carlos Puerto Fúnez, director de organización, operación, adiestramiento y crisis C-3 de las Fuerzas Armadas, agregó que la institución también ha implementado varias medidas de seguridad, entre ellas la instalación de cámaras y el mejoramiento de las cercas perimétricas en los almacenes de armas, agregó.

Ramón Sabillón, director de la Policía Nacional, informó que entre las armas que serán destruidas se encuentran: las de uso ilícito, armas de fabricación casera (chimbas), armas que ya no se usan, así como munición y otros explosivos que han decomisado.

La Prensa