En gasto corriente se esfumó fondo de ruptura de techos del IHSS

La comisión concluye en el informe que no fueron cumplidos los compromisos adquiridos por la administración para autorizar aumento a las aportaciones

Los pacientes son los que más sufren por la corrupción en la administración del Seguro Social.
Los pacientes son los que más sufren por la corrupción en la administración del Seguro Social.

Tegucigalpa. Pese a que la interminable promesa de la pasada administración, al momento de romper los techos, era mejorar la atención, los fondos obtenidos fueron utilizados en gasto corriente del Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS).

Para finales de 2010, los rumores del rompimiento de techos comenzaron con la exposición de motivos por parte de la dirección ejecutiva con el fin de lograr la aprobación.

En ese momento, la dirección señaló la necesidad de fortalecer la atención integral en salud de los derechohabientes, ampliar la cobertura de los servicios, mejorar la infraestructura y desarrollar el plan de inversión.

Mediante resolución SOJD 02-29-03-2011, aprobada en la sesión ordinaria celebrada el 29 de marzo de 2011, la junta directiva del IHSS por unanimidad de votos resolvió autorizar el rompimiento de techos con base en 7,000 lempiras.

Esto representaba un pago de 245 lempiras mensuales del trabajador, 504 del patrono y 70 como cuota del Estado; esta última nunca ha sido pagada.

Para el 11 de junio de 2011 quedó vigente la aplicación del rompimiento de techos por el cual el IHSS recibió un ingreso adicional de 14.8 millones de lempiras.

Gasto

Según el documento, “pese a la prohibición, los recursos percibidos por el rompimiento de techos fueron utilizados para cubrir el gasto corriente del IHSS. Prueba de ello es que el gasto corriente se incrementó 695.6 millones lempiras del 2011 al 2012, equivalente al 16 por ciento”. Además indica que “la administración del IHSS realizó millonarias inversiones en la compra de equipo médico y desarrollo de sistemas de información”.

Ejemplo de esto: Proyecto Dimesa, 118.9 millones de dólares; compra de ambulancias, 692,629 dólares; Sistema Integral Clínico Hospitalario, 43.9 millones de dólares; Sistema para Manejo de la Cuenta Individual, 24.7 millones de dólares, entre otros.

Sin embargo indica que “estas decisiones (millonarias inversiones) no fueron debidamente planificadas en el presupuesto ni su flujo, situación que agravó financieramente al instituto”.

La comisión interventora concluye en el informe que “los compromisos adquiridos por la administración para autorizar el rompimiento de techos no fueron cumplidos”.

Señala que “la situación económica financiera del IHSS es peor en relación con la situación en que se encontraba el instituto previo al rompimiento de techos, muestra de ello es que el endeudamiento del IHSS se incrementó en un 19%, equivalente a 1,143 millones de lempiras de 2011 a 2013, sin tomar en consideración la totalidad de la deuda adquirida por el IHSS con las instituciones del sistema financiero”.

Apunta que “pese a que la decisión de rompimiento de techos fue aprobada por la junta directiva, este órgano de dirección no dio el debido control y seguimiento al destino de los recursos y al logro de los objetivos propuestos, más aún, aprobó compromisos adicionales contrarios a los resueltos por ese órgano de decisión”.

Así también detalla que “el aumento de la cobertura no fue significativo durante el período 2011 a 2013, considerando que únicamente se incrementó en 6% el número de cotizantes”.

La Prensa