Más noticias

Juan Orlando Hernández: “Honduras no es un terreno de los narcotraficantes”

El presidente hondureño dijo hoy que hará cumplir la ley que avala derribar las narcoavionetas.

Juan Orlando Hernández espera que Estados Unidos no esté contra las medidas tomadas.
Juan Orlando Hernández espera que Estados Unidos no esté contra las medidas tomadas.

Tegucigalpa, Honduras.

El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, dijo hoy que hará cumplir la ley que autoriza el derribo de aviones sospechosos de transportar droga, aprobada en enero pasado, y se mostró optimista de que EE.UU. no se oponga a esa medida.

En declaraciones a periodistas, Hernández indicó que el Parlamento hondureño aprobó en enero pasado la Ley de Exclusión Aérea y "ahora al poder Ejecutivo le corresponde ejecutarla".

"Honduras tiene el derecho y la obligación de proteger su espacio aéreo como cualquier otro país del mundo", subrayó el gobernante.

Le ley, que entrará en vigor la próxima semana cuando sea publicada en el diario oficial "La Gaceta", crea "zonas de exclusión" en el espacio aéreo de Honduras, por donde transita al menos el 80 % de la cocaína que llega a México desde Suramérica con destino a EE.UU.

Hernández destacó que los aviones civiles que no tengan un plan de vuelo y no se identifiquen no podrán ingresar al territorio hondureño.

"Aquí nadie puede ingresar al país como que si aquí es terreno de nadie, perdónenme, pero este no es un terreno de los narcotraficantes, esto no es un terreno de los que quieren que en Honduras exista la impunidad, aquí hay hombres y mujeres, sanos, decentes, que desean convivir en paz y tranquilidad", apuntó.

El gobernante también reafirmó su llamado a su homólogo estadounidense, Barack Obama, a trabajar más en el combate del narcotráfico y se mostró optimista de que Estados Unidos no se opondrá al derribo de aviones civiles sospechosos de transportar estupefacientes.

"Jamás esperaría que Estados Unidos estuviera en contra de medidas que ellos mismos están tomando para asegurar su pueblo, su soberanía, su paz y su tranquilidad", explicó.

La medida ha causado la reacción de Estados Unidos, cuyo subsecretario de Estado para Antinarcóticos y Seguridad, William Brownfield, dijo la semana pasada en Tegucigalpa, tras una reunión con Hernández y otras autoridades hondureñas, que "nadie quiere ver derribados aviones o avionetas de inocentes".

Hernández destacó que "si por Honduras no pasará la droga que va hacia Estados Unidos", su país, "no tendría los niveles de inseguridad que tiene", con un promedio de 14 muertes a diario este año.

"Vamos a trabajar juntos con ellos, en lograr recuperar la paz y la tranquilidad, porque hay un principio de corresponsabilidad compartida en este problema", subrayó.

El 80 % de la droga que transita por Honduras lo hace por mar y el restante 20 % por tierra y aire, según cifras del Gobierno, que atribuye buena parte de la extrema violencia que vive el país al narcotráfico.