Más noticias

Derribo de narcoavionetas en Honduras estará vigente la próxima semana

La ley que autoriza el derribo de avionetas sospechosas de transportar droga entrará en vigor la próxima semana, informó hoy el diputado Tomás Zambrano.

El Gobierno de Honduras quiere terminar con la llegada de narcoavionetas al país.
El Gobierno de Honduras quiere terminar con la llegada de narcoavionetas al país.

Tegucigalpa, Honduras

Una ley que autoriza el derribo de avionetas sospechosas de transportar droga, aprobada por el Parlamento de Honduras en enero pasado, entrará en vigor la próxima semana, informó hoy el diputado Tomás Zambrano, del gobernante Partido Nacional.

"Esta ley se va a publicar la próxima semana, este es un paso del plan de Gobierno de Juan Orlando Hernández", presidente del país, dijo Zambrano al Canal 5 de la televisión hondureña.

Agregó que hoy se le harán a la ley las últimas correcciones de estilo para su publicación en el diario oficial "La Gaceta", la próxima semana, en fecha que no precisó.

A partir de su publicación, la ley entrará en vigor y le corresponderá al Consejo Nacional de Defensa y Seguridad establecer las "zonas de exclusión" en el espacio aéreo hondureño, que es utilizado por narcotraficantes que envían cargamentos de cocaína y otras drogas a Estados Unidos.

Zambrano recordó que países como República Dominicana, Ecuador, Venezuela y Colombia tienen leyes que permiten el derribo de avionetas cargadas con droga y que, por tanto, no debe sorprender que también Honduras haga lo mismo para bloquear sus cielos a los narcotraficantes.

El tema ha provocado la reacción de Estados Unidos, cuyo subsecretario de Estado para Antinarcóticos y Seguridad, William Brownfield, dijo la semana pasada en Tegucigalpa, tras una reunión con el presidente de Honduras y otras autoridades locales, que "nadie quiere ver derribados aviones o avionetas de inocentes".

"En otras palabras, nadie quiere errores en ese sentido. Esos son dos puntos de coincidencia bastante importantes (con Tegucigalpa)", subrayó el diplomático estadounidense.

Antes, el día de su investidura, el 27 de enero pasado, el presidente hondureño dijo que mientras para su país el tema del narcotráfico era un problema de "vida o muerte", por muchas personas que mueren cada año por culpa de ese flagelo, para Estados Unidos es solamente un asunto "de salud".

Hernández también invitó entonces a su homólogo de EE.UU., Barack Obama, y al Congreso de ese país, a que contribuyan más con el combate al narcotráfico.

El presidente hondureño se volvió a referir el miércoles al tema, felicitando al gobernante de Colombia, Juan Manuel Santos, por su apoyo a Honduras y luego ironizando con un señalamiento indirecto a Estados Unidos.

"Yo quiero felicitar al presidente Juan Manuel Santos porque ha sido un hombre y un Gobierno muy amigo de Honduras, particularmente en el tema de seguridad", dijo Hernández.

En 2012, las autoridades de Honduras derribaron en el Caribe una avioneta que supuestamente transportaba droga, en la que pudo haber viajado un agente antidrogas de EE.UU., sobre lo que oficialmente no se informó nada a la prensa, mientras que el entonces presidente, Porfirio Lobo, reaccionó diciendo que él no lo ordenó.

Dijo además que se violentaron acuerdos internacionales y destituyó al jefe de la Fuerza Aérea Hondureña, Ruiz Pastor Landa.

La Ley de Exclusión Aérea, que en enero aprobó el Parlamento hondureño, según explicó el diputado Zambrano, prevé todas las medidas de seguridad para no incurrir en imprecisiones como las de derribar un aparato si haber cumplido con todos los pasos para obligarle a descender.

Zambrano también considera que Honduras no debe depender solamente de la cooperación internacional y Estados Unidos para defender su seguridad.