Más noticias

Libre pinta Trans 450 tras haberlo manchado

Un grupo de seguidores de Libre manchó ayer la obra recién inaugurada en Tegucigalpa en protesta por la toma de posesión del nuevo presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández.

Miembros de la juventud de Libre fueron a pintar la recién inaugurada obra del Trans 450 en Tegucigalpa. Foto: Redes Sociales.
Miembros de la juventud de Libre fueron a pintar la recién inaugurada obra del Trans 450 en Tegucigalpa. Foto: Redes Sociales.

Tegucigalpa, Honduras.

Un día después de que simpatizantes del Partido Libre mancharan con pintura en aerosol el recién inaugurado Trans 450 en Tegucigalpa esta mañana un grupo de jóvenes seguidores de esa institución política liderada por el expresidente de Honduras, Manuel Zelaya, volvieron a darle el color original a la obra.

En fotos que circulan en las redes sociales se podía leer este mensaje: "Problema resuelto con tres galones de pintura. Reto a la derecha a sus partidos y sus medios de comunicación a que reparen los daños que le han hecho al pueblo (...).

En memes hechos por sus mismos seguidores escribieron: "Una pared rallada se soluciona con pintura; Lo que hace JOH no hay pintura que lo solucione".

Hondureños ayer encabezados por el expresidente y diputado Zelaya protestaron contra la investidura de Juan Orlando Hernández como nuevo mandatario de este país.

El titular del Congreso Nacional de Honduras, el oficialista Mauricio Oliva, le impuso la banda presidencial a Hernández, en una ceremonia que se celebró en el Estadio Nacional de Tegucigalpa con la participación de al menos seis presidentes y el príncipe de Asturias.

"Ahí en el Estadio (Nacional) se montó una nueva esclavitud en Honduras, una esclavitud que nosotros no la aceptamos, porque no vamos a dejarnos imponer un gobierno que reprime la libertad de expresión", subrayó Zelaya en la marcha, convocada por el Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP), al que también pertenece.

La bancada del partido Libertad y Refundación (Libre, izquierda), primera fuerza de oposición y segunda parlamentaria, coordinada por Zelaya, no asistió a la ceremonia oficial alegando que Hernández los "ha ofendido" al vincular a algunos miembros de esa organización con el crimen.

El expresidente ha expresado en varias ocasiones que su partido reconoce a medias a Hernández como presidente, alegando que en los comicios de noviembre pasado a su esposa y excandidata presidencial, Xiomara Castro, "le robaron el triunfo".

El pasado 11 de enero Hernández dijo en el Parlamento que "algunos dirigentes" de Libre, que no identificó, apoyan a extorsionadores, pandilleros y al crimen organizado.

"Le quedan muy pocos amigos a los extorsionadores, a los mareros (pandilleros), a la gente del crimen organizado. Dentro de esos pocos amigos hay algunos dirigentes del partido Libre que los apoyan", dijo entonces el nuevo presidente.

Zelaya indicó, además, que los diputados de Libre exigirán "que se respete la voz del pueblo" en el Congreso Nacional, que conforman 128 parlamentarios de siete partidos.

En las elecciones generales de noviembre pasado, Libre logró 37 diputados, pero la semana pasada expulsó a Eduardo Cotto de sus filas porque apoyó la elección de los oficialistas en la junta directiva del Parlamento, con lo que cuenta con 36 escaños.

"Los diputados de Libre los vamos a representar contra los abusos de poder, contra la privatización de Honduras y vamos a defender el patrimonio de los hondureños", enfatizó el exgobernante.

Zelaya regresó al Parlamento hondureño, donde ya había sido diputado por el conservador Partido Liberal en 1985, 1994 y 1998, esta vez como jefe de la bancada de Libre, primera fuerza de oposición y segunda parlamentaria.