Partido Liberal deberá someterse a la reingeniería

No conviene para la democracia del país que este partido histórico se debilite, opina el analista Mario Enrique Rivera Callejas. Libre no rompió el bipartidismo, el PL sigue intacto, dice German Leitzelar

La dirigencia del Partido Liberal se sentó en sus raíces y no hizo nada para la regeneración partidaria, opinan los politólogos.
La dirigencia del Partido Liberal se sentó en sus raíces y no hizo nada para la regeneración partidaria, opinan los politólogos.

San Pedro Sula, Honduras

Ante la realidad electoral que dejan estas elecciones, el Partido Liberal deberá hacer una reingeniería para recuperar su posición e imagen frente al electorado, sostienen analistas del acontecer político.

Ver especial multimedia: Elecciones en Honduras 2013

En estas elecciones, el Partido Liberal, que históricamente ha sido una de las dos fuerzas políticas de Honduras, fue superado por el Partido Libertad y Refundación (Libre), que lo desplazó a una tercera posición en el mapa político electoral.

Insuficientes

Los esfuerzos del candidato presidencial Mauricio Villeda por unificar el partido y llevarlo a la victoria no fueron suficientes, debido a que en cuatro años la dirigencia de esta institución fue indolente, no logró restaurar el partido, devolverle la credibilidad como institución, obvió la estructuración organizativa y siguió improvisando, de tal manera que ahora el partido es la víctima de los errores de estos dirigentes, sostiene el profesor Isidro Pineda, un autocrítico liberal.

Perdió caudal

Pero, a pesar del mal resultado, German Leitzelar, analista y diputado del Partido Innovación y Unidad, sostiene que el Partido Liberal perdió caudal político en estas elecciones, pero si se suma la parte liberal de izquierda con la parte liberal conservadora, este instituto político sigue siendo una fuerza importante para ganar cualquier elección.

Pese al mal resultado de estas elecciones, insistió, “el Partido Liberal se consolida como fuerza política porque ninguno de los enemigos logró destruirlo”, remarcó Leitzelar.

Poderío municipal

El publicista Mario Enrique Rivera Callejas es de la opinión que, aunque el Partido Liberal sacó malos resultados en el nivel presidencial, conserva su poderío a nivel de las alcaldías municipales.

Según el experto en temas políticos, “es importante para la democracia que el Partido Liberal cambie sus estructuras y actualice su minuta doctrinaria. No beneficia nada a Honduras que vaya a desaparecer uno de los partidos históricos que le ha dado grandes transformaciones al país”, añadió.

“Esperamos que este partido saque nuevos bríos para el bien del país”, confió Rivera Callejas.

¿Por qué pierde?

El profesor Isidro Pineda reflexiona sobre la pérdida del Partido Liberal e indica que las elecciones del domingo anterior dejan una gran lección a la dirigencia.

A su criterio, los directivos del partido no han sabido manejar la problemática interna y externa de la institución.

De la misma manera, no han podido manejar con la tolerancia a los líderes y dirigentes de base, tampoco ha habido una estructura organizativa en todo el país, siempre se ha actuado bajo la improvisación y esto ya no funciona en estos tiempos.

Pineda aduce que la dirigencia del Partido Liberal ha venido perdiendo la credibilidad entre la militancia y la ciudadanía en general.

En el Gobierno no se han manejado con transparencia los asuntos del Estado. Otro factor determinante es la falta de formación de líderes con capacidad y credibilidad.

El Partido Liberal ha servido de escalera a oportunistas que ahora militan en otros partidos, pero que han engañado a la base con su demagogia, afirmó Pineda.

Los enemigos

Otro factor de la pérdida del Partido Liberal, según Isidro Pineda, es no haber contrarrestado la división que desde el partido de gobierno se ha venido alimentado.

Indicó que el Partido Nacional aprovechó la coyuntura de los sucesos del 28 de junio de 2009 para profundizar la división del Partido Liberal, propiciando la creación de otros partidos políticos (Libre) con los liberales resentidos.

El resultado de las elecciones refleja, que si se suman los porcentajes que sacó el partido Libre y el Partido Liberal, llegan 48% frente al 34% que obtiene el Partido Nacional.

“Yo creo que el Partido Liberal debe hacer un análisis profundo sobre la ruta a seguir después de este segundo traspié en las elecciones para restaurar a la institución”, dijo.

Tarea difícil

No es fácil esta tarea, se necesitan líderes con talento científico y político que logren unificar a estas dos fuerzas, ya que Libre y el Partido Liberal son lo mismo, con algunas diferencias dentro de Libre que tiene en sus filas a gente muy extremista, indicó. En consecuencia, si estas dos fuerzas continúan con su conducta separatista, el Partido Nacional tendrá espacio para muchos años de gobierno, subrayó el exdirectivo del Consejo Central Ejecutivo del Partido Liberal.

Con poco más del 50% de mesas escrutadas, el Partido Liberal apenas comenzaba a acercarse a los 400,000 votos.

Mientras, el partido Libre, que es un apéndice del Partido Liberal, se acercaba al medio millón de votos y el Partido Nacional se aproximaba a los 600,000 votos.

Estas tendencias indican que el Partido Liberal, con suerte, podría alcanzar los 800,000 votos, una cifra similar a la obtenida en las elecciones internas, donde resultó ganador Mauricio Villeda.

El propio aspirante Mauricio Villeda reconoció la noche del domingo que la oportunidad es propicia para reorganizar el partido a nivel departamental y municipal, de manera que nuevos liderazgos resurjan robustecidos para los nuevos procesos electorales.

El banquero y político Jorge Bueso Arias ha afirmado que el Partido Liberal entró en un proceso de depuración, el cual permitió sacar a muchos dirigentes que no creían en la declaración de principios del liberalismo.

La Prensa