El Merendón ha perdido por deforestación 1,452 hectáreas del área protegida

La cifra equivale a 1,400 canchas de fútbol.

San Pedro Sula, Honduras.

En los últimos dos años, el tráfico ilegal de madera procedente del área protegida de El Merendón se ha incrementado tanto que, de 2013 a la fecha, el equivalente a 1,400 canchas de fútbol han sido deforestadas, o sea 1,452 hectáreas de la reserva y del parque nacional El Cusuco.

Las 39,976 hectáreas de reserva en El Merendón y 17,706 que pertenecen al parque hacen un total de 57,682 hectáreas de investigación y reserva nacional.

En una presentación, los científicos, en su mayoría ingleses, de Operación Wallacea manifestaron ayer su enorme preocupación por las actividades que atentan contra la reserva, entre ellas la deforestación por tráfico ilegal de madera, la siembra de café y cardamomo, plagas y cacería de especies endémicas de El Merendón.

Los estudios revelaban que al año estaban siendo deforestadas alrededor de 121 hectáreas, pero esta cifra se ha disparado en los últimos dos años, lo que podría causar pérdida de carbono. Esto pone en riesgo la biodiversidad y tiene un impacto social importante.

En noviembre de 2013, el Ejército asignado en la zona para proteger el busque decomisó cinco mil pies de madera. Ese mismo año, los investigadores descubrieron una especie de árbol que aún se estudia si es endémico; lo lamentable es que la especie encontrada estaba muy cerca del área deforestada, por lo que temen que ya haya sido cortado.

Alex Vallejo, coordinador de áreas protegidas del Instituto de Conservación Forestal, dijo que la más afectada es la parte norte de la montaña.

“Estamos haciendo patrullajes para proteger la zona y una evaluación de descombros que en su mayoría han sido para cultivar café”.

Vallejo agregó que desde hace más de un año trabajan con la 105 Brigada y esto ha ayudado a detener el avance de la destrucción en el bosque, pero falta mayor presencia de otros entes para cubrir las zonas donde no se dan abasto.El Instituto de Conservación Forestal ha planeado acciones de protección a corto plazo. De uno a tres meses se reanudarán los patrullajes con más presencia militar, se construirá una casa para 20 efectivos de seguridad que permanezcan las 24 horas en la reserva y se elaborará una propuesta para el Fondo para la Protección de Vida Silvestre.

En el plan hay metas establecidas para plazos de 4 a 12 meses, como la nueva definición de los límites del área protegida y El Cusuco; no tener límites establecidos ha dificultado el trabajo de los investigadores.

Investigación

Los científicos de Wallacea tienen nueve años de estudiar El Cusuco y han determinado que tiene todas las condiciones necesarias para recibir ayudas internacionales de protección del ambiente por su diversidad de especies de flora y fauna.

Se ha comprobado que hay un récord de especies entre 2006 y 2013, de las cuales 23 son mamíferos grandes, 19 mamíferos pequeños, 60 tipos de murciélagos, 257 aves residentes, 31 anfibios y 71 anfibios.

Propuesta

El coordinador de áreas protegidas propone trabajar para que en tres años el parque nacional sea declarado destino científico.

Los ingleses propusieron elaborar un informe detallado de las necesidades del área protegida en conjunto con todos los entes destinados a proteger El Cusuco en menos de un año para solicitar la cooperación económica del Programa de Reducción de Emisiones de Carbono Causadas por la Deforestación y la Degradación de los Bosques (Redd, su sigla en inglés).

Según los expertos, otros parques y áreas protegidas del mundo obtienen la ayuda de Redd con una puntuación de 5 y el Cusuco alcanza el 8.4 de un máximo de 10. Si cumple los requisitos y es electo, El Merendón recibiría más de 3.5 millones de dólares al año para invertir en la protección del bosque.

Cada año, el Cusuco recibe a cerca de 300 estudiantes extranjeros que investigan la flora y la fauna de ese lugar porque lo consideran uno de los más completos del mundo; sin embargo, en áreas como Santo Tomas, en el norte de la montaña, ya no llevan alumnos porque está completamente deforestada y ya no hay nada que estudiar ahí.

La Prensa