Honduras: Alistan llegada de 18 familias deportadas de Estados Unidos

El vuelo proveniente de El Paso, Texas, repatriará a 40 hondureños que forman parte de las unidades familiares.

Tegucigalpa, Honduras

El primer vuelo de unidades familiares hondureñas deportadas desde Estados Unidos llegará el lunes al aeropuerto Ramón Villeda Morales de San Pedro Sula, donde será recibido por Ana García de Hernández, quien encabeza la Fuerza de Tarea de Migrantes encargada a garantizar un regreso digno a sus compatriotas.

Vea el especial: Niños migrantes

El vuelo proveniente de El Paso, Texas, repatriará a 40 hondureños que forman parte de las unidades familiares que fueron detenidas en la frontera de Estados Unidos y permanecen en albergues en Houston.

Para facilitar su retorno a Honduras en condiciones dignas, el presidente Juan Orlando Hernández dio instrucciones que los hondureños repatriados sean incorporados a los programas sociales del Gobierno como Vida Mejor, Bono 10 Mil, Con Chamba Vivís Mejor. Además se les brindará asistencia psicológica y se garantizará la reinserción escolar de todos los menores.

La primera dama, quien ha sido parte activa en el retorno de los migrantes hondureños recibirá a los hondureños en el aeropuerto y garantizará que sean incluidos en un censo que se realiza con el fin de darles seguimiento e involucrarlos en los programas gubernamentales solidarios e influyentes.

En el primer vuelo vienen 18 unidades familiares, conformadas por 18 mujeres, 13 niñas y 9 niños de 18 meses hasta 15 años.

Buses desde México

El lunes también llegarán a Corinto, frontera entre Honduras y Guatemala, entre 7 y 9 buses provenientes de México con al menos 266 hondureños que fueron detenidos en tierras mexicanas mientras trataban de cruzar la frontera estadounidense.

Estos compatriotas también serán recibidos por una comitiva del gobierno para brindarles las atenciones necesarias que les permitan un retorno digno.

Según informaciones de las autoridades mexicanas cada bus transportará a 38 hondureños. El grupo está conformado por niños, adolescentes y grupos familiares.

El éxodo regional de niños no acompañados y unidades familiares ha generado una crisis que ha significado que el gobierno de Honduras declare Emergencia Humanitaria.

Ante esta situación el gobierno del presidente Hernández ha emprendido una serie de acciones enfocadas en atender la migración de hondureños, entre las que se destaca la creación de Fuerza de Tarea para la Atención de la Niñez Migrante no Acompañada que visitó los albergues de migrantes en Estados Unidos para conocer in situ la situación en la que estaban los hondureños.

Además el gobierno cerró la Dirección Nacional de Migración y Extranjería y ha desplegado a las fuerzas policiales en el sector fronterizo con Guatemala a fin de evitar que salgan del país los menores o bien contener a las madres que viajan con sus hijos con el fin de llegar a Estados Unidos y que son conducidas por traficantes humanos.

Estudios revelan que la mayor parte de hondureños que emigran hacía Estados Unidos provienen de regiones con altos índices de violencia, lo que demuestra que la principal causa de su éxodo son los niveles de inseguridad que el tráfico de drogas deja en Honduras.

Las autoridades hondureñas abogan por atender la Emergencia Humanitaria y la migración de forma solidaria e incluyente, atacando las raices de la situacion e involucrando a los países que originan la migración, los países de tránsito así como los de destino de los migrantes.