Sin medicinas para tratar tuberculosis en el Paz Barahona

No se sabe cuándo llegará medicamento al centro Paz Barahona para los nuevos pacientes.

En el centro Miguel Paz Barahona hay una área especial para atender a los pacientes con tuberculosis.
En el centro Miguel Paz Barahona hay una área especial para atender a los pacientes con tuberculosis.

San Pedro Sula, Honduras.

Solo el primer trimestre de este año ingresaron 150 pacientes nuevos al programa de tuberculosis de los centros de salud de San Pedro Sula, en la actualidad el Miguel Paz Barahona no posee tratamiento para los nuevos casos.

En el área destinada para estos pacientes ni las enfermeras ni médicos dieron información aduciendo no estar autorizados para decir si había tratamiento en existencia o no.

Sin embargo, varios pacientes denunciaron de forma anónima a LA PRENSA que no se les había entregado fármacos porque no había en el centro de salud.

Juan Ramón Medina, director del Miguel Paz Barahona, se limitó a decir que no había tratamiento para pacientes nuevos. “Hay 100 personas con tratamiento a las que se les está dando seguimiento y 13 en espera”, comentó el médico.

Al consultarle para cuándo los pacientes tendrían el tratamiento disponible, señaló que era la directora de la Región Metropolitana de Salud la que tenía las respuestas.

Se buscó a la directora Lorena Martínez en su oficina, pero no estaba. También se le hicieron llamadas vía teléfono y no respondió. Por lo que no hay respuesta sobre la llegada de medicinas para los enfermos de tuberculosis que urgen entrar al programa de tratamiento.

Captan nuevos casos

Aunque no hay tratamiento para los nuevos diagnósticos, en el centro de salud hay operativos casi a diario para captar nuevos casos.

“Trabajamos en la captación de asintomáticos respiratorios que son todos aquellos pacientes que están tosiendo por más de 15 días, presentan pérdida de peso, desarrollan malestar general y sudoraciones nocturnas”, manifestó. A las personas con estos síntomas se les toma una baciloscopia (técnica fundamental en toda investigación bacteriológica de la tuberculosis) para dar un diagnóstico.

Si la persona da positivo, se acude a su comunidad para hacer un chequeo a los vecinos.

Por ejemplo, citó el médico, “si uno de los enfermos vive en El Carmen se hace en un perímetro alrededor de una manzana un seguimiento casa por casa”. Según un estudio hecho por el personal del programa de tuberculosis en el 2013, el 7% de los enfermos mueren.

El tratamiento dura seis meses en la mayoría de los casos, y los más afectados son los hombres.

La Prensa