Aprueban solo el 50% de presupuesto de lo que necesita el Mario Rivas

En 2013 bajaron las atenciones en consulta externa y emergencias debido a la falta de materiales, medicinas y huelgas

El hospital permanece abarrotado casi a diario en todas sus áreas.
El hospital permanece abarrotado casi a diario en todas sus áreas.

Las atenciones en emergencia y consulta externa del hospital Mario Rivas bajaron el año pasado en comparación a 2012. Las cirugías tuvieron un leve aumento.

Las razones en la disminución se debe a que el año anterior se registró el cuádruple de huelgas que en 2012. Los constantes paros de labores fueron protagonizadas por médicos, enfermeras, técnicos, personal administrativo, de mantenimiento y guardias.

La falta de pago, materiales y desabastecimiento de fármacos fue el emblema de los paros en 2013. Pese a la crisis del año anterior, al Mario Rivas solo se le aprobó la mitad del presupuesto solicitado para operar este año.

Las autoridades del centro asistencial solicitaron 1,500 millones de lempiras, pero se las tendrán que arreglar para operar con la mitad. Del presupuesto que se le asigna al Rivas, el 60% es para pagos de salarios.

El hospital operó el año anterior con un fondo de 760 millones de lempiras. Sin embargo, durante todo el año se presentaron problemas por el desabastecimiento de medicinas, pago de médicos, enfermeras y personal administrativo.

Las atenciones

“La producción fue baja en los meses de paro, que fueron enero, febrero, junio, octubre y noviembre. El rango de cirugías anda entre 200 y 250 diarias, pero diminuía a 170 y hasta 180 en esos meses”, explicó Carlos Caballero, subdirector del centro asistencial.

Para el caso, en 2012 se dieron más de 110 mil consultas externas y en 2013 un poco mas de 106 mil. Fueron atendidas más mujeres que hombres en consulta externa, pues se asistió un 25% mas a ellas.

Las cirugías solo se practicaron unas 300 más que en 2012. Pero esta práctica es la que genera mayor gasto por paciente al sanatorio. “Todos los pacientes que fueron operados estuvieron hospitalizados o entraron por emergencia. Además del acto quirúrgico, está el posquirúrgico y eso consume días cama y hospitalización”, señaló.

El hecho de permanecer hospitalizado incrementa el costo de la cirugía, que anda en promedio de 50 mil a 60 mil lempiras. Hay algunas que cuestan hasta 200 mil lempiras.

“Después vienen los gastos de recuperación. Cada paciente quirúrgico mínimo recibe ocho atenciones diarias, lo que cuesta ocho o 10 veces más”. Caballero informó que el aumento que hubo en cirugías es del 2%.

“Es poco, pero no había técnicos de emergencia y en diciembre se suspenden las cirugías electivas. Además, no se suman las brigadas de cirugía plástica, ortopedia y otras”, manifestó.

Mal uso de las emergencias

Las mismas cifras del sanatorio dicen que en 2013 se dieron más atenciones en emergencia que en consulta externa.

Eso, a criterio del médico, refleja el mal uso que se le da a las salas de urgencia. “Hay más atenciones en emergencia que en consulta externa porque la gente no sabe hacer uso de los servicios del hospital. Es un hospital de referencia y no debería venir esa cantidad de gente, deben ser atendidos en los centros de salud. Por eso no funciona el sistema”.

La Prensa