Más de 9,000 se pintaron por los niños del Catarino Rivas

Más de 9,000 participaron en la caminata a favor del Mario Rivas. Se recaudaron arriba de L2 millones.

Así vivimos el Colorun en San Pedro Sula, al norte de Honduras.

San Pedro Sula, Honduras

Bailaron, corrieron, gritaron, se disfrazaron y hasta se tiraron al pavimento. Lo mejor fue que contribuyeron con una noble causa.

Ver especial: Colorun en Honduras

Colorun se convirtió en una jornada inolvidable, única y espectacular y se vivió ayer por primera vez en San Pedro Sula, que se suma a las más de 200 ciudades que han disfrutado esta experiencia.

La cita era a las siete de la mañana, pero cientos de personas que se quedaron sin boleto y ansiaban vivir los cinco kilómetros más felices del planeta llegaron tres horas antes para poder inscribirse.

La fiesta de colores comenzó a las 7:05 am cuando empezaron a salir de la meta los primeros corredores.

Más de 9,000 ciudadanos se sumaron a este colorido evento que tiene como finalidad ampliar la sala de emergencia de pediatría del hospital Mario Rivas.

Diario LA PRENSA publicó dramáticos relatos y fotografías del estado deplorable en que se encuentra la sala de emergencia pediátrica que tiene capacidad para 35 pacientes, pero se atiende a más de 200 a diario, entre internos y ambulatorios.

Las empresas líderes que organizaron esta histórica caminata para ayudar a mejorar las condiciones de esa sala del hospital Mario Rivas son Banco del País, Fundación y Grupo Karims, Tribu DDB, Fundación Napoleón J. Larach y LA PRENSA.

Pero el éxito no se hubiese alcanzado sin el apoyo de grandes compañías como Embotelladora de Sula, con sus marcas Gatorade y Aguazul, que tuvo una permanente campaña llamando a la solidaridad.

También la Fundación Lady Lee, reconocida por su constante aporte a causas sociales, Supermercados La Antorcha, Cargill y Loto que también se sumaron a la actividad.

Los participantes vestidos de blanco inundaron de colores las calles de San Pedro Sula. Poco a poco empezaron a llegar al primer kilómetro donde se les roció de color verde. Todavía había colorunners saliendo de la meta cuando Armando Mejía finalizó el recorrido. Este miembro del equipo de atletismo A. Beltrán ocupó el primer lugar y aunque no se trataba de una competencia, recibió un reconocimiento por su participación y entusiasmo.

Las familias seguían saliendo y encontrándose sorpresas en cada kilómetro.

Hubo música y también la animación de la banda de guerra del Instituto Tecnológico Las Vegas que a mitad de la caminata puso a bailar a los colorunners.

Los participantes disfrutaron de varias horas de entretenimiento. Pequeños de tan solo meses de nacidos en sus coches también dijeron presente; fue un evento familiar inolvidable.

La explosión de colores continuaba y cerca de los cinco kilómetros estaba la banda del Instituto José Trinidad Reyes.

Las empresas patrocinadoras instaladas en cada kilómetro rociaron a los participantes con cinco colores. Muchos de ellos entusiasmados hasta repitieron el recorrido.

La recaudación

Poco a poco todos llegaron a la meta y se unieron al escenario, el punto de encuentro final del evento. Los organizadores subieron para revelar la cantidad recaudada en la caminata que nació en Estados Unidos y se ha celebrado en otros 50 países.

Los participantes gritaban eufóricos cuando dieron la cifra final. Fueron 2,356,957 lempiras los que aportaron los colorunners gracias a sus inscripciones y compra de accesorios con el logo de Colorun.

“Fue un éxito total y una demostración de solidaridad de todos. Vino el doble de gente que teníamos planificado”, dijo Yusuf Amdani, presidente de Grupo Karims, una de las empresas organizadoras del evento.

“Es lo más hermoso, sobrepasó las expectativas de captación de personas y lo más importante fue la demostración de amor al hospital”, dijo Juan Carlos Argueta, director del Mario Rivas.

La Prensa