Más noticias

Un instituto histórico de disciplina, ciencia y fe

<p>El San Vicente de Paúl arriba a su 60 aniversario de fundación este mes; egresados y maestros recuerdan sus más grandes valores.</p>

/

“Estuve en el San Vicente de Paúl en los setenta. En esos tiempos el colegio era de monjitas, señoritas y solamente maestras. La directora Julita era muy querida y apreciada, nunca olvido que me puse un poquito de sombras en los ojos y Sor Michaela me tomó con la punta de sus uñas el filito de la oreja, ay como me dolió jamás olvido eso”, recuerda Narcisa Ramírez.

Los recuerdos de generaciones de sampedranas salen a flote al recordar esa época dorada cuando al salir del colegio San Vicente de Paúl eran llamadas las pericas haciendo alusión al uniforme de falda verde y blusa beige que impecablemente vestían.

La disciplina que sus educadoras les imponían las diferenciaba hasta por la forma de caminar y sentarse, aunque no portaran el uniforme.

“Orgullosamente perica. Fueron los mejores momentos que pasé junto a mis amigas del cole en el 89; disfrutamos mucho de las gimnasiadas y las fiestas que eran las mejores de esos tiempos y cómo olvidar al profesor Luis, de Estudios, que nos decía mi peluchín o mi barbie, y a la profesora Nora revisándonos de pies a cabeza”, escribió en el Facebook de LA PRENSA, Carolina Acosta, otra egresada.

60 años de disciplina

Este mes el centro educativo celebra su 60 aniversario de fundación y en las aulas sigue dominando la ciencia y la fe.

El colegio dejó de ser solo para señoritas en 2004, por lo que ahora los varones también son educados con esa misma rigidez.

El maestro Jorge Murillo, quien labora en ese centro desde hace 35 años, dice que es un reto diario mantener la misma mecánica de enseñanza frente a los avances tecnológicos que influyen también de forma negativa a la juventud.

En el San Vicente de Paúl antes de iniciar las clases primero se ora y se agradece a Dios por un nuevo amanecer.

“Se hace mucho énfasis en la fe, que los niños y niñas tengan bien arraigada la fe. Les damos capacitaciones, se hacen mensualmente las misas y les enseñamos la importancia de los
valores”, señala.

La maestra Nohemí Bonilla comparte con orgullo cómo diversas generaciones de estudiantes ahora sobresalen como profesionales en el país y en el exterior.
Muchas de las egresadas de esas primeras generaciones ahora son maestras.

El Instituto San Vicente de Paúl fue fundado en 1952 por monseñor Capdevilla, con el objetivo de infundir principios católicos en las jóvenes.

Lo bautizó con el nombre del Santo de la Caridad porque en vida fue un verdadero amigo de la juventud.

En 1956 se creó la escuela y en la actualidad también hay un jardín de niños mixto.

A sus 60 años la institución es una de las más prestigiosas de la zona norte.

“Siempre avante” y con su emblema “Ciencia y fe” buscan también implementar la educación bilingüe.

Ver más noticias sobre Honduras