26/11/2022
10:25 AM

Más noticias

Ocho roturas de bordos complican rescates en excampos bananeros

El nivel del río Ulúa bajó ayer considerablemente, no obstante, el Comité de Emergencia se mantiene en alerta por las lluvias que produciría la tormenta Ian.

San Pedro Sula, Honduras.

Jessica Escobar es una mujer de 47 años, originaria de Campo Monterrey, que hace cinco días tuvo que abandonar su hogar luego de que sonaran las alarmas debido a la crecida del río Ulúa.

El domingo, Escobar se trasladó hasta el puente La Democracia, donde se encontraban los cuerpos de socorro, para poder enviar focos, baterías y alimentos a un familiar que decidió quedarse en Campo Buena Vista para cuidar su casa y a su mascota.

Así como Jessica, decenas de personas enviaban ayer agua, ropa y comida a miembros de sus familias o amigos que aún permanecen atrapados en el sector de los excampos bananeros, donde las instituciones que integran el Comité de Emergencia Municipal (Codem), continúan realizando labores de rescate.

Los desbordamientos han obstaculizado el paso en varias comunidades y dañado miles de viviendas.

Miembros del Cuerpo de Bomberos y un grupo de voluntarios trabajaban ayer desde las 7:00 de la mañana en tres lanchas, con el objetivo de sacar a la mayor cantidad de personas de esta zona, donde el agua ya cubre la planta baja de los barracones.

El subteniente Guerrero, quien coordinaba las acciones de rescate por parte de los bomberos, dio a conocer que se encuentran auxiliando a las familias que viven en los excampos bananeros y hasta ayer suman 170 rescates.

Apoyo

Guerrero también informó que las comunidades de La Coroza y La Cuchilla aún permanecen incomunicadas, pero “afortunadamente”, una organización sin fines de lucro que trabaja en la zona logró evacuar a más de 300 pobladores antes de que se inundaran.

PREVENCIÓN

Las autoridades pidieron a los progreseños que atiendan los llamados de evacuación para evitar tragedias.

Por su parte, Ramón Rodríguez, coordinador del Centro de Operaciones de Emergencia (COE) indicó que ya se han registrado ocho roturas de bordos, que colocan al municipio en una situación de mayor vulnerabilidad.

El último se reportó ayer en el sector de Estero de Indio, donde un brazo de alivio del río Ulúa provocó inundaciones en esta comunidad y en Urraco Pueblo.

Al respecto, Rodríguez informó que tienen equipos de respuesta ubicados en Urraco, que están realizando monitoreos y atendiendo a los afectados, aunque con menor logística. A su vez, informó que en la ciudad hay 15 albergues habilitados, donde permanecen 551 familias, que hacen un total de 2,644 personas. De estas, 1,293 son hombres, 527 mujeres, 427 niños y 397 niñas.

Las instituciones que integran el Comité de Emergencia Municipal continúan con las labores de rescate.

No obstante, señaló que los afectados en todo el municipio suman 50 mil, entre los albergues, personas que se han establecido en la mediana de la carretera de El Progreso a la Lima y miles que se encuentran incomunicadas.