“La extorsión afecta el pago de impuestos”: alcalde de La Ceiba

<p>Carlos Águilar, alcalde ceibeño, afirma que la delincuencia tiene de rodillas al sector productivo</p>

/

La crisis económica y la inseguridad son los mayores problemas que azotan el presente a la “Novia de Honduras” y hacen cada vez más incierto el futuro y desarrollo de esta región.

En el pasado reciente, La Ceiba tuvo una economía pujante. Allí se gestaron grandes industrias y la manufactura.El alcalde Carlos Aguilar habla de estas preocupaciones y las propuestas que hacen para que la ciudad alcance los niveles de ciudades como San Pedro Sula y Tegucigalpa.

-¿Qué medidas de austeridad se han adoptado en la alcaldía de La Ceiba?
Hemos empezado desde el año anterior con la rebaja de un 10% del salario de todos los funcionarios, más a todos aquellos que tenían un salario arriba de los 20 mi lempiras. Se han tomado dolorosas decisiones de no renovar contrato a personas porque no se pueden seguir sosteniendo. El nuevo presupuesto fue reducido a su mínima expresión. La partidas de viáticos nacionales y al extranjero, publicidad, mercadeo y otras partidas con gastos superfluos las hemos venido reduciendo.También hemos logrado controlar fugas que se han venido dando en algunos departamentos municipales.

-¿Cuánto le debe el Estado por las transferencias?
El caso de nosotros es muy peculiar. Al inicio de nuestra gestión lo que hicimos fue dar las transferencias como pago de un préstamo. El banco acreedor es el que pasa este tipo de penurias. Actualmente nos deben dos semestres, que es un promedio de 12 millones de lempiras; pero el problema que nos afecta es que cuando hay atrasos grandes del Gobierno lo que hace el banco es tomarnos nuestros ingresos regulares.

-¿A cuánto ascienden las deudas de la comuna?
La deuda municipal actual entre préstamos y acreedores anda por alrededor de unos 230 millones de lempiras.

-¿Cuánto han invertido en obras publicas y sociales?
Yo diría que en tres años de gobierno estaríamos en los 350 millones de lempiras en inversión, en una gran cantidad de proyectos diseminados en todo el municipio.

-¿Cuál ha sido el mayor problema que ha tenido para gobernar la ciudad?

Lastimosamente nos tocó empezar en una situación difícil, con la recesión económica mundial y los acontecimientos políticos del 28 de junio del 2009. Esto trastocó y ha llevado que los negocios hayan bajado su nivel de ventas y eso ha afectado a la tesorería de la Municipalidad.

- ¿Los ceibeños están pagando impuestos?
Enero fue exitoso; febrero no tanto, pero le agradecemos al pueblo de La Ceiba porque a pesar de estar en una situación económica complicada, con problemas de extorsión que solo vienen a dañar el comercio en la ciudad, a afectar el comercio, no ha dejado de confiar en este gobierno municipal.

-¿Qué tanto ha afectado la inseguridad a la ciudad de La Ceiba?
Le ha afectado muchísimo en la parte económica, al comercio. Es por eso que a instancias nuestras y de todos los representantes de las fuerzas vivas se ha logrado llamar la atención del Gobierno, del Ministerio de Defensa, y creemos que ahora, en estos momentos, le están dado ahora en estos momentos la atención debida.

-¿Qué medidas se están tomando para afrontar la inseguridad?
De parte nuestra, aunque no es nuestra responsabilidad directa, tenemos un fondo mensual para para la Policía Nacional, el cual le sirve para su logística y combustible. Hemos estado subsidiando el pago de policías que han venido de otras ciudades y sosteniéndoles su pago a través del gobierno municipal como una ayuda a la seguridad. También está la instalación de cámaras de seguridad y la recuperación de espacios.

-¿Cómo ha sido su trabajo después de la muerte del vice alcalde Ángel Salinas?
Ha sido muy doloroso el proceso que hemos pasado. Él era un gran amigo y correligionario, y sobre todo era un gran vicealcalde, muy profesional, que podía hacer todas las funciones que le dábamos. Se ha sentido la ausencia de él de manera enorme. -¿Cómo han tomado su muerte?No sabemos qué pensar. Todo lo hemos dejado en las manos de Dios. La Policía está haciendo sus investigaciones, hay varias teorías, nosotros estamos alejados lo más posible de ello. Queremos que las autoridades hagan su trabajo de la mejor manera; pero todavía yo no tengo un indicio racional de cuáles fueron las causas de este vil asesinato.

La Prensa