Colón, Honduras.

Unos 20 millones de lempiras se necesitan para construir una obra permanente sobre el tramo carretero que se encuentra dañado a la altura de la comunidad de Puente Alto, jurisdicción de este municipio.

Este paso ya lleva unos ocho días interrumpido, luego de que una alcantarilla que permite el curso de la quebrada de Puente Alto se llevara un tramo de la carretera CA-13 el miércoles de la semana pasada. Los esfuerzos por normalizar el tránsito vehicular por esta vía son infructuosos, tanto para conductores de carros livianos como de carga, y de las personas que les toca caminar para poder continuar con su destino.

“Se está analizando un nuevo drenaje con una estructura de concreto para este lugar, pues la alcantarilla que había era de hierro, fue colocada hace 30 años y cedió debido a la corroción. Está soportando un relleno de 18 metros de alto”, explicó Felipe Vargas, ingeniero de la Secretaría de Infraestructura y Servicios Públicos (Insep).

El paso se mantiene regular, se espera que este viernes ya esté normalizado.

“Se ha hecho un relleno de 65 mil metros cúbicos, ha costado habilitar el paso, debido a las condiciones lluviosas que se están dando y lo otro, que el material granulado lo estamos trayendo de un lugar muy lejos de aquí”, indicó Vargas.

Obra. Informó que ya tienen un proyecto para este tramo, el cual está valorado en 20 millones de lempiras.

“Se contemplan la pavimentación, construcción de obras de mitigación como gaviones y la canalización de esta quebrada”, señaló.

Sobre el resto de las fallas que existen en esta carretera, manifestó que el Insep ya tiene conocimiento, “pero que la situación financiera no permite poder atender esta situación: hay interés en hacerlo”. Hasta ayer, el paso era regulado.